Amy Winehouse: Una estrella que se apagó por los excesos

Kemberlyn Variedades

Por: Kemberlyn Reyes

Muchas son las estrellas que han nacido en Londres, especialmente músicos inolvidables como Adele, George Michael, Phil Collins y Amy Winehouse. Esta última gozó de un éxito excepcional que la llevo al descontrol y los excesos, que acabaron con su vida a los 27 años de edad.

Para nadie es un secreto que la vida de las celebridades es bastante compleja, más allá de los jugosos contratos y una vida de lujos, hay que tomar en cuenta que la presión de cumplir los objetivos y el estar frente al escarnio público todo el tiempo puede dejar consecuencias graves en cualquiera.

El talento de Amy era inigualable, tanto para componer como para cantar, pues su voz era brutalmente poderosa y conseguía conectar las letras intensas con sus emociones logrando calar cada canción en su fanaticada. Su auténtico estilo, lleno de irreverencia, maquillajes intensos y tatuajes, también era parte de su firma, que sirvió de inspiración para grandes diseñadores de moda como Karl Lagerfeld.

Pero no todo era color rosa en su vida, pues a medida que iba creciendo y adentrándose en el mundo de la fama, comenzaron a llegar los vicios, los cambios físicos y emocionales que pudieron ser notorios en cada concierto o entrevistas antes de su muerte. Así como los problemas legales y su comportamiento autodestructivo que la acompañaron hasta sus últimos días.

Winehouse cosechó grandes hits como Rehab, You know i’m no Good, Back to Black, Valerie, entre otros, que la hizo merecedora de más de 10 premios, entre los que destacan Brit Awards (2007), MTV Europe Music Awards (2007), Premios Grammy (2008 y 2012), y que incluso le dio una entrada al afamado libro de Récords Guinness, tras obtener la mayoría de premios Grammy ganados por una artista británica.

Primeros pasos en la industria

Esta cantante británica nació el 14 de septiembre de 1983, en Reino Unido, Londres y desde su niñez mostró su gran pasión por la música, especialmente por el jazz. Su padre le cantaba temas de Frank Sinatra y desde entonces despertó en ella una vena artística imparable.

Durante su niñez se preparó en la Escuela de Teatro de Susi Earnsh, donde estuvo cuatro años, demostrando que el arte y espectáculo era o suyo. A los 10 años de edad fundó una banda de rap llamada Sweet ‘n’ Sour. Y a los 13 años recibió su primera guitarra e ingresó en la Escuela de Teatro de Sylvia Young, de la que fue expulsada tres años después, por hacerse un piercing en la nariz.

Desde su adolescencia comenzó a componer temas, influenciados por sus experiencias y el jazz, género con el que se identificó desde entonces. Años después, formó una banda femenina de jazz, que le permitió presentarse en bares y proyectar su carrera en un público más amplio. Para entonces su novio, el cantante Tyler James, le entregó una maqueta de los temas de Amy al mánager Nick Godwyn, con quien firmó su primer contrato formal a los 17 años, al que renunció en 2002.

Su éxito fue en ascenso

La música de Amy siempre se destacó por ser una atractiva mezcla de géneros como el jazz, R&B, soul y ska, que la hacían diferente al resto y que acompañaba con desgarradoras y emotivas letras.

Su carrera despegó por un golpe de suerte, cuando fue descubierta por un agente de la empresa Island/Universal, Darcus Beese, quien decidió llevar la música de Amy con su jefe y darle una oportunidad, en vista de su impactante talento. Para entonces, en 2003 Amy sacó su primer álbum llamado Frank, como tributo a su ídolo eterno Frank Sinatra, que contenía letras propias de esta joven, y que la impulsó a la fama.

Pero el disco que realmente la catapultó como una estrella internacional fue Back to Black (2006), que se convirtió en el álbum más vendido del siglo XXI en el Reino Unido, y que le consiguió seis nominaciones a los Premios Grammy, ganando cinco de ellos. Además de posicionar los temas de ese álbum en los primeros lugares de los rankings mundiales.

De hecho, en 2009 logró ingresar al libro Récords Guinness por obtener la mayoría de premios Grammy ganados por una artista británica, aumentando así su numero de ventas en las tiendas de discos.

En cuanto a su vida amorosa, siempre se le notó muy abierta y acompañada de alguien a su lado, tuvo una relación sentimental con: Tyler James (2000); Alex Clare (2006-2007) y Reg Traviss (2010-2011), este último estuvo hasta el día de su muerte.

Desgarradora pérdida

La luz de esta estrella británica se apagó el 23 de julio de 2011, cuando Amy de 27 años de edad, fue encontrada por la policía en su apartamento de Londres sin signos vitales, por una aparente sobredosis, que llevó el caso a una extensa investigación.

Tiempo después la familia Winehouse emitió un comunicado informando los resultados de las pruebas de toxicología “no había drogas ilegales… La familia desea dar las gracias a la policía y al juez de instrucción por su investigación exhaustiva y continua para mantenerlos informados durante todo el proceso”. Por otra parte, su padre comentó “todo lo que Amy hizo lo hizo en exceso: bebió en exceso y también se desintoxicó en exceso”.

En 2011, una vez publicado los resultados de la autopista, la forense Suzanne Greenway dijo “la muerte repentina fue la consecuencia no intencionada” de los excesos de alcohol y otras sustancias que acabaron con la vida de Amy.

La discografía Universal publicó un comunicado que destacaba “Estamos profundamente afligidos en la pérdida repentina de una artista tan dotada y admirable”.
Tras la pérdida física de Amy, se dice que la cantante se unió al afamado “Club de los 27”, del que forman parte otros artistas que murieron a esta corta edad, ya sea por problemas de alcohol, depresión o drogas, como: Robert Johnson, Brian Jones, Jimi Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin y Kurt Cobain.