Tengo años calándome un Colón

Luisa TablanteBeisbol, Deportes, LVBP, MLB

Por: César Arriba (@LaTeleTuya)

Sus abdominales están lejos de parecerse a los de Cristiano Ronaldo, sin embargo, a pesar de tener un físico más parecido al de un cuñado fracasado, Bartolo se las arregla para, a sus 45 ruedas, continuar batallando en MLB.

Es apenas el sexto lanzador que trabaja en el más alto nivel con esa edad en la historia. En vez de estar pensando en visitar al urólogo o en cuidar a sus nietos mientras sus hijos trabajan, Colón prefiere fajarse con peloteros que eran bebés tomando teta cuando él comenzaba en este negocio.

Las mayores tienen 30 equipos. Colón ha jugado en 32. Es tan viejo que cuando presenta problemas físicos no se habla de lesiones sino de ACHAQUES.

Comenzó a jugar béisbol a los 14 años, luego de una infancia más apretada que pantalón de torero. Era tan pobre que a su lado, EL CHAVO parecía un hijo consentido de DONALD TRUMP.

Su carrera da para un libro. Altos y bajos. Triunfos, lesiones, suspensiones, polémicas de todo tipo y el odio de muchos fanáticos del parley, que han quedado arruinados al meter todo su dinero a que ESTE AÑO SI ES EL ÚLTIMO DE BARTOLO COLÓN.

Ganó el CY YOUNG en 2005 en un evento histórico, inédito y pelenpempético. Fue la única vez que se les permitió a los familiares de un jugador votar por un premio. Que todos los miembros de la suya hayan sufragado, es la única explicación posible para justificar que el gordo le haya arrebatado el galardón a nuestro JOHAN SANTANA.

Muchos decían que por su edad BARTOLO COLÓN pondría la torta en la lomita este año. La terminaron poniendo sus compañeros de equipo para cantarle el japiverditullú el pasado 24 de mayo. Le dicen BIG SEXY y la ironía se explica sola. Hoy es respetado por todos. Su entrega y amor por el juego no se discuten.

Feliz cumple, amigo COLÓN. Un poco atrasado pero con cariño. Es que yo no ando pendiente e cumpleaños de peloteros.

ADVERTENCIA: si usted encuentra datos estadísticos o sabermétricos errados en este minucioso trabajo periodístico, vaya y reclame a las oficinas de FRYDDMAR ÁLVAREZ, él fue quien me los suministró.