Señor Luka, buena gesta

Luisa TablanteAnálisis, Deportes, Fútbol, Rusia 2018

Por: Miguel Santana (@santanadeportes)

Día fatídico para Croacia. El 23 de julio de 2014, México los abofeteó ganándoles 3-1. Iván Perisic decoró aquel resultado a falta de tres minutos para el final. Lovren, Vrsaljko, Rakitic, Mandzukic y Modric también fueron titulares. Kovacic y Rebic vieron acción en la segunda mitad. Subasic, Vida, Brozovic y Badelj estuvieron en la banca, y entonces medio planeta sentía decepción por una selección que solo encontró la vía para ganarle a Camerún en primera fase. Parecían muchos nombres y poco fútbol.

El entrenador, Niko Kovac, fue ratificado en su cargo, pero solo bastaron meses para que Davor Suker, presidente de la Federación, lo despidiera luego de empatar contra Azerbaijan, y tras perder contra Noruega de cara a la Eurocopa del 2016. Su clasificación al evento continental se complicaba, y lo único que clarificó aquel sendero fueron unas palabras del jugador que por años ha brillado en Real Madrid, quien respondió ante los medios que nadie podía cuestionar la actitud del colectivo.

En la Euro, solo Quaresma y su gol al minuto 117 lapidaron la ilusión balcánica. El equipo, para entonces, había sumado a Strimic, Kramaric, Pjaca y el díscolo Kalinic, quien detrás del televisor debió presenciar la hazaña realizada por sus compañeros en el recién finalizado certamen. Lo cierto es que a dos fechas de finalizar las Eliminatorias para Rusia, estaban de primera en su zona, pero debió asistir al repechaje y superar a Grecia en dos partidos antológicos. Así fue como inscribieron su nombre entre los mejores 32 del mundo, acudiendo a una congregación de la que han sido frecuentes invitados en los últimos años.

Fotografía: eldiariony.com

Nigeria, Argentina e Islandia fueron tres alcabalas que sin atenuantes superaron. Los guardianes rivales parece que ni resistencia opusieron, como si el carro croata fuese embalado sin ninguna disposición a detenerse. Apenas Sigurdsson se atrevió, desde el punto blanco, a anotarles. Nadie era más que esta selección rebelde, envuelta en los efectos de su gallardía sin precedentes, que hasta a un campeón del mundo minimizó y redujo a las cenizas de un juego totalmente neutralizado.

Todo aquello inició, continuó y terminó en los botines del distinto en zona de media: Luka. Con 32 años, de indio mutó a cacique. Hablamos de un campeón de Champions, y de alguien que nada debe demostrar, pero ninguno de estos argumentos bastó. Cuando la pelota y sus pies se encontraron, Croacia se reencontraba con su independencia.

Nada lo amilanó. Kasper Schmeichel le detuvo un penal al minuto 118 de la prórroga ante Dinamarca, y eso apenas sirvió para ser motivo pensando en volverlo a intentar. Modric, un rato después, acertó desde los 12 pasos, en una crucial definición. Después, ni Rusia e Inglaterra bastaron.

Hace cuatro años, en plena flor de la juventud profesional, con 28 ruedas no transitó los senderos del éxito, pero a sus 32 calendarios fue más que las 31 selecciones que junto a Croacia acudieron a suelo ruso. Luka participó en zona de elaboración, pero también desarticuló, rearmó y actuó como perro de presa cuando el peligro acechó. Fue cinco en uno.

Cada acción tuvo un personaje, y él actuó conforme cada papel. Era el líder croata, tocado por la maldición del Balón de Oro, aquella que impregnó los corazones de Oliver Kahn, Zinedine Zidane, Diego Forlán y Lionel Messi, coleccionistas del trofeo dorado en medio del llanto desilusionado.

Aunque en cada parte hubo un factor sumado para que este país, con cuatro millones de habitantes, fuese un todo, el líder de la banda merece una distinción. No sabrá qué es estar en la cima del mundo, ni llegó al país aclamado con la primera copa croata.

Probablemente, ni siquiera vuelva a ver al escudo que le vio nacer en una instancia como la que en carne propia vivió, ni será recordado con las agujas, cuando de historia se hable. Nada de eso importa, porque el pony terminó siendo caballo. San Lucas era un apóstol. Luka fue la fe del planeta.

Fotografía principal: peru.com