Richard Páez: “Había que enloquecer el mediocampo de Uruguay.”

Deportes TLTFútbol, Futve, Sin categoría

Redacción: Fabrizio Cuzzola

Venezuela concretó una cita histórica el 31 de marzo de 2004. En el Estadio Centenario de Montevideo, la ‘Vinotinto’ con Ramón ‘el Gato’ Hernández en el banquillo y Richard Páez en la dirección técnica derrotó 0-3 a Uruguay por la quinta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Alemania 2006.

Sobre ese hecho peculiar conversaron Humberto Turinese y Richard Páez a través del Instagram Live de la Tele Tuya. Análisis de los goles, la previa y el postpartido son repasados por ambos a través de esta plataforma digital.

La previa

Juan Ramón Carrasco contra Richard Páez. El primero con intenciones de hacer una revolución futbolística en Uruguay y el segundo pensando en explotar el ‘boom vinotinto’ esa noche. Ya habían roces entre uruguayos y venezolanos, pero esa noche todo se juntó para una noche histórica.

“El partido fue la confrontación entre dos escuelas. Había un ambiente de que querían golearnos. El día del partido, esa portada que apareció en ‘El País’ nos sirvió para ganar motivación y quitarle la pelota a Uruguay”, afirmó Páez.

“El ambiente estaba puesto para que Uruguay volviera a poner las cosas en su lugar, pero no tuvieron en cuenta que Venezuela creció y evolucionó futbolísticamente con su idea”, continuó el ex-estratega nacional.

Titular del diario ‘El País’

Así relata Páez el momento en el que la plantilla se entera de la existencia del titular:

“Uno de los jugadores me colocó la portada del periódico en la puerta del hotel. Yo lo tomé y se lo puse a los muchachos en la pizarra durante la charla. Cuando todos llegaron quedaron extrañados al ver eso allí, y yo comencé mi charla. Les dije que es común que los uruguayos hagan esos titulares para motivarse, pero que a mí no me importaba ese titular. Que me importaba era el titular de mañana, porque eran ellos los que iban a escribir esa página con lo que hicieran en la cancha. Y así lo hicieron.” – Richard Páez

Sin embargo, hubo un periodista que no subestimó a la ‘Vinotinto’. Jorge Savia, también del diario El País avizoró la posibilidad de que se diera el histórico resultado, en una nota que puedes leer en nuestra web y a la que Páez se refirió de la siguiente manera:

“El periodista uruguayo tiene una gran cultura de investigar y tener propiedad en lo que hablan. Jorge Savia me hizo una entrevista antes del partido y notó que el estilo de juego de Venezuela podía complicar a Uruguay, porque nos gustaba bajar la pelota y jugar con ella, sin abusar tanto tal vez de ese juego directo que tenían otras selecciones.”

El partido

Carrasco quiso revolucionar desde el once inicial: Un 1-3-4-3 con un volante de corte y dos carrileros, además de los tres atacantes dispuso el técnico uruguayo. Por su parte, la ‘Vinotinto’ solvente formó al 1-4-2-3-1, con Gilberto Angelucci en el arco; Luis Vallenilla Pacheco como lateral derecho, Alejandro Cichero y José Manuel Rey de centrales y Jonay Hernández de lateral izquierdo; Leo Jiménez y Luis Vera como volantes centrales; acompañados de Ricardo David Páez, Juan Arango y Gabriel Urdaneta de ofensivos y Alexander Rondón en el centro del ataque. Así analizó el once el doctor:

“Gilberto Angelucci era seguridad en el arco vinotinto. Seguridad en ese arco tan complicado, ante un rival importante como lo era Uruguay. Nuestra salida era muy buena también con los volantes. Necesitábamos que nuestros defensores sean el primer pase seguro, por lo que José Manuel Rey y Alejandro Cichero fueron claves en este proceso. Por la banda jugó Jonay porque necesitabamos seguridad en la defensa y no tener la tentación de atacar por las bandas (que era una cualidad de ‘Zurdo’ Rojas) y dejar flancos que pueda aprovechar Uruguay. Mis jugadores del mediocampo estaban en una condición superlativa. Lo que hacía el Pájaro Vera, Leo Jiménez y los receptores de esos pases hacían práctica la teoría. Había que enloquecer el mediocampo de Uruguay. Volverlos locos. Por eso se alinearon tres volantes zurdos como lo eran Ricardo David Páez, Gaby Urdaneta y Juan Arango. Adelante evidentemente tenía que jugar Alexander Rondón que venía de una muy muy buena Copa Libertadores”, dijo Richard.

La importancia de esa noche para el fútbol venezolano se dimensiona no solo por resultados, sino por funcionamientos, algo que Páez sabe ver y explicar con mucha facilidad: “La ‘Vinotinto’ estalló en el Estadio Centenario. Ya veníamos sumando varios momentos importantes pero ese juego fue el que demostró que todo estaba cambiando. Esa selección tenía un despliegue ofensivo que era como un abanico para las transiciones ofensivas. Estaba diseñado así. En Zona 2 el equipo estaba diseñado para jugar a uno o dos toques, sencillo. Realizábamos triangulaciones buenas y dejamos mal parada a toda la zaga uruguaya. Ese tipo de reacciones no eran normales que se hicieran en nuestro fútbol.”

Páez vivió el partido desde la tribuna, luego de una expulsión sufrida ante Colombia. Con Félix Hernández en la raya y su hermano Andrew Páez en el banquillo, su nexo con el cuerpo técnico era Napoleón Centeno, delegado de la federación. Recuerda de manera especial como una indicación vista desde arriba terminó dando frutos y generando dos goles más en la causa nacional:

“Uruguay estaba volcado en ataque y yo les daba indicaciones desde arriba. El cambio de Zurdo y Turbo llega porque los carrileros no regresaban y necesitábamos jugadores allí. Gaby y Ricardo ya habían hecho el daño necesario”, analizó Páez, quien no perdió la oportunidad de recordar -entre risas- la poca comprensión que tenía Centeno de lo que decía por el bullerío esa noche en el Centenario.

“Yo estaba expulsado y dirigía desde arriba con un walkie-talkie. Le decía las cosas a Napo (Centeno) y él les decía otra, con razón no pasaba lo que pedía (risas). Cuando Arango hizo el tercero me tocó decirle ‘eso no es lo que pedí pero funciona’ (risas)”

La ‘Vinotinto’

Hay jugadores que Páez no perdió tiempo para resaltar en esa conversación con Turinese. Por su adaptabilidad en varios rincones de la cancha o su buena sincronía con sus compañeros. Sobre los polivalentes, resaltó que: “Jorge Rojas era el jugador con mayor adaptabilidad en mi equipo. Entendía todo, lo colocaba de lateral a pesar de que fuese su menos favorita y era dónde mejor rendía. También jugó de volante ofensivo y central. También Turbo González, Vallenilla Pacheco que me podía jugar por la izquierda o de volante. Todos rendían a gran nivel” mientras que al hablar de sincronía, puso de ejemplo a Ruberth Morán, argumentando que “Un jugador que acabó goleador de las eliminatorias sudamericanas es la prueba de que se puede lograr con un buen juego.”

Páez mantiene la esperanza de que José Peseiro pueda armar un plan que provea a la ‘vinotinto’ de un vistoso juego ofensivo: “Esta selección tiene jugadores acostumbrados al ritmo de competencia internacional. Con esa camiseta vinotinto y el ejemplo que les dejamos yo creo que José Peseiro puede tener un estilo ofensivo y asociativo de juego.”

Para finalizar, Richard hizo valer el sobrenombre (y título) de doctor para dar sus recomendaciones ante la pandemia global del COVID-19 y explicar el plan de trabajo trazado en Mineros de Guayana, su actual club: “Hay que tener obediencia y responsabilidad social en este momento. El contagio está en la calle. Tenemos que mantenernos en casa para cuidarnos del virus. A los jugadores el profesor Jorge Durán (preparador físico) les envió un plan de trabajo para la casa, sumado a un plan dietético para evitar que suban de peso considerablemente”, finalizó Páez.