Un ejercicio de reconocimiento de las individualidades más importantes en MLB

Fryddmar Álvarez

Ha llegado el tiempo del Juego de las Estrellas, eso trae consigo una pausa, un ecuador que divide en dos mitades culturales (porque a nivel de calendario ya pasamos la mitad de compromisos) de una campaña que ha traído signos inequívocos de evolución del juego y un relevo generacional que promete hacernos vivir una nueva era por demás emocionante.

También hay números redondos, esta será la edición número 90 del Clásico de Mitad de Temporada en una ciudad muy especial, la Capital del Rock and Roll: Cleveland. Con cambios en su formato de concepción y apuntando al futuro, el Juego de Estrellas sigue sirviendo para un crónico propósito -entre otros-, sentarnos a revisar los más destacados de la primera mitad y el recurrente: “si la temporada terminaría hoy, fulanito ganaría este premio…”

He aquí nuestra posición. También van nuestros argumentos, basados en contrastar los números al momento de esta nota con el contexto, (que tienen más sustancia y credibilidad que el “humor” de César Arriba) porque una estadística sin un contexto que explique su impacto es solo un numero plano. Comenzamos en esta primer entrega, hablando de los mejores de la primera mitad en la Liga Nacional.

Novato del Año: Pete Alonso – NY Mets (.278 AVE, .372/.627/.999 , 28 HR, 63 RBI, 165 OPS+ , 3.7 WAR*)
En una temporada que como la anterior, se supone de plataforma de lanzamiento al estrellato a las nuevas figuras del béisbol en un inevitable relevo generacional, aparece rutilante la cara de Pete Alonso. El fornido inicialista a quien los Mets sin mayores complejos le entregaron la inicial en principio junto a Domonic Smith y después de manera titular, haciendo valer la pena el olvidarse de la estrategia gerencial de retrasar un año su proceso contractual de 5, todo en base a su impresionante despliegue.

Alonso ha liderado a todos los novatos del juego en anotadas, hits, extrabases, cuadrangulares, empujadas y boletos. Su OPS ajustado (OPS+) es de 165. Alonso es 65% mejor jugador que el promedio de la liga y su contraste de casi .100 puntos entre su promedio al bate (.278) y el de embasado (.372) nos habla de su fama de slugger pero bateador selectivo que se granjeó en ligas menores. Sin duda una extraña combinación. Todo esto en unos Mets mediocres y poco productivos ofensivamente en esta primera mitad; sin embargo, Alonso no solo es de lejos su mejor jugador, también pertenece a la elite de la liga y eso es mucho decir para un recluta que no había visto un pitcheo en las mayores antes de esta campaña y que pertenece a una generación brillante de novatos como Fernando Tatis Jr (SD), Mike Soroka (ATL), Nick Senzel (CIN) entre otros, y que se supone tenían mejor prensa que el poderoso jonronero de ascendencia latina.
Menciones Honoríficas: Mike Soroka (ATL) y Fernando Tatis Jr (SD)

Manager del Año: Brian Snitker – Altanta Braves (50-35)
Es uno de los premios más complejos por el cual decidirse en la Liga Nacional, al menos para mí. Pero me decanto por Snitker por varias razones. Atlanta, el año pasado, dio salto de calidad que si bien era esperado por su innegable talento joven, fue sorpresivo por lo adelantado y mucho tuvo que ver la inteligencia, mano zurda y conocimiento del prolífico sistema de liga menor de los Bravos que tiene Snitker.

Un Manager veterano de ligas menores, que se suponía de transición y que ha guiado a esta camada de jóvenes a ganar. Para este 2019, los de Georgia, solo sumaron a Josh Donaldson, que le brindó el bate contundente para la mitad del lineup. Esta versión de los Bravos es fundamentalmente una en donde las jóvenes promesas han dado de forma colectiva el paso al frente para contender en serio. Ahora el reto en la segunda mitad será más alto.
Menciones Honoríficas: Dave Roberts (LAD) Y Gabe Kapler (PHI).

Cy Young : Mike Soroka – Atlanta Braves (9-1 , 2.13 EFEC , 0.98 WHIP , EFEC+ 216 , 3.0 WAR*)
Si, tranquilamente pude votar por este extraordinario lanzador canadiense, casi adolescente, para el “Novato del Año” del Viejo Circuito y era un voto justo, lógico y plenamente justificable, pero los invito a ver más de cerca lo que está haciendo Soroka.

El derecho está en el top 3 en la Triple Corona del pitcheo. Su Efectividad Ajustada es 116% mejor que la rata de la liga y su WHIP de 0.98 es de un lanzador elite (no olviden que solo tiene 21 años). De los aspirantes legítimos al premio en esta primera mitad, Soroka ha sido el más consistente, resulta casi imposible levantarle la bola (0.4 HR9 líder en la LN) y su relación ponches – boletos es algo notablemente bueno. ¿Les dije que tiene solo 21 años?
Menciones Honoríficas: Max Scherzer (WAS) y Hyun- Jin Ryu (LAD)

Jugador Más Valioso: Cody Bellinger – Los Angeles Dodgers (.346 AVE , .442/.695/1.137 , 27 HR, 67 RBI , 195 OPS+, 6.6 WAR*)
Fue interesante el proceso de decantarme por Cody Bellinger por sobre Christina Yelich. Ambos en esta primera mitad han colocado números extraordinarios, sus equipos han sido no solo competitivos sino también protagonistas y sus respectivos despliegues han sido el principal catalizador de esa premisa.

El elemento diferenciador no fue del todo el récord de los Dodgers por sobre el de los Cerveceros, sino el cómo Bellinger ha influido en eso. El larguirucho jardinero es el líder en WAR (*) de todo el béisbol en esta primera mitad con 6.6, por ende está en la proyección de una campaña histórica a nivel de esta estadística integral (el ultimo jugador con 13 puntos o más de WAR fue Dwight Gooden en 1985). Pero, lo que más me impresionó fue que si de esos 6.6 puntos de WAR aislamos lo netamente defensivo, Bellinger sigue siendo el líder en el Viejo Circuito (4.5) mientras que a nivel defensivo coloca 1.7 y es el segundo en ese departamento, todo sin jugar ni un solo encuentro en la línea central que indudablemente pasa más en esta estadística ( 75 JJ en el RF y 14 JJ en 1B). Amenazando la Triple Corona ofensiva y jugando según el OPS+ al 95% por encima del promedio de la liga, he aquí al mejor jugador de la Liga Nacional y también, el más determinante.

Faltará saber si podrá sostener semejante ritmo en la segunda mitad (duda que dejó el año pasado), pero como esto es un ejercicio de mitad de temporada, de hecho de la primera mitad, a nadie le importa.

*Según Baseball Reference