Un desfile de miles de neoyorquinos recibe a las campeonas del mundo

Informativo TLT

Miles de neoyorquinos recibieron, con toneladas de confeti, a las flamantes ganadoras del Mundial de fútbol disputado en Francia, en un desfile donde Megan Rapinoe, la capitana, se ha convertido en estrella y símbolo de miles de niñas, así como azote de Trump: “Tenemos que amar más y odiar menos”.

La calurosa mañana de julio no amedrentó a los miles de familias, arrastradas en muchos casos por las más jóvenes de la casa, a quienes ha inspirado el ejemplo de la selección nacional; y, sobre todo, su causa por conseguir una paga igual a la del equipo masculino.

“Ellas me inspiran a trabajar duro y hacer lo mejor que pueda”, aseguraba una joven de diez años, fan del fútbol -“soccer”, como se conoce en EE. UU.- desde que tiene tres, y que lleva pintada en la cara las barras y estrellas de la bandera estadounidense.

“¡Estoy muy emocionada! ¡Vamos chicas! ¡Son una inspiración para nosotras!”, gritaba a las cámaras otra de las asistentes, preparada para el paso de las jugadoras.

Las 28 jugadoras del combinado nacional demandaron a la Federación el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, por “discriminación de género institucionalizada” por cuestiones salariales, pero también por los lugares donde jugaron y cada cuanto tiempo, los entrenamientos, los tratamientos médicos e incluso el transporte a las convocatorias.

Con información de agencias