Shirley Temple: Rizos dorados, ojos alegres y un talento inigualable

Informativo TLT

Estableció un legado en el mundo del entretenimiento a corta edad…Shirley Temple. Con un talento nato que fue guiado hacía los reflectores desde sus primeros años, conquistó el séptimo arte y con solo seis años se llevó el Oscar.

Su primera serie, formalmente hablando fue “Baby Burlesks”, sin embargo, antes de esta estuvo en algunos cortos, cuando escasamente tendría tres años.

Con tan solo seis años recibió un Oscar por su talento y éxito

El contrato con la llevó a ser la artista de la época, ganando tal popularidad que rápidamente se volvió la gallina de los huevos de oro de la productora. Temple llegó a garantizar el éxito de casi cualquier producción en la que participaba. Todas los estudios cinematográficos querían trabajar con ella, pero Fox capitalizó a Shirley, hasta que ya no fue ganancia.

“La pequeña coronela”, “La simpática huerfanita”, “Pobre niña rica”, “La mascota del regimiento”, “La pequeña princesa”, fueron las películas en las que demostró su gran talento para el baile. Sus capacidades, no se limitaban cantando también hacía lo propio, por lo que popularizó temas como “On the Good Ship Lollipop”, Animal Crackers in My Soup” y “Goodnight My Love”.

Muñecas, vestidos y todo los objetos que utilizaba fueron comercializados.

Como  siempre pasa en la industria del entretenimiento, antes y  ahora, el éxito vino de la mano con la publicidad. Su imagen se volvió la más lucrativa de los años 30 y 40. Muñecas, vestidos y un sinfín de objetos eran comercializados basados en sus tiernos rizos y su encantadora forma de actuar.

Problemas de contrato impidieron que protagonizara “El Mago de Oz”, y luego, por su edad,- ya mayor para el papel de Bonnie- no pudo estar en “Lo que el viento se llevó”.

Con 85 años, falleció un 10 de febrero. Aunque en su vida como actriz adulta hizo algunas apariciones, todo mermó, la fama se apagó y el dinero se esfumó. Y aunque intentó lograr éxito después de su infancia, a los 22 años su carrera había terminado.

Se casó a los 17 años, pero poco duró el matrimonio, después de tener su primera hija introdujo el divorcio. Tuvo su segunda oportunidad en el amor, al casarse con el empresario Charlie Black, con quien estuvo 55 años y le dio dos hijos.

Afectada por el cáncer de mama, se convirtió en la primera actriz en hablar de la mastectomía en público, algo muy poco frecuente en los años 70.

Trabajó con el presidente estadounidense Richard Nixon

Shirley pasó a ser parte activa de la política de Estados Unidos. Perteneció al partido republicano, y aunque no tuvo éxito como congresista, obtuvo cargos diplomáticos. Fue la primera mujer en asumir el cargo como Jefa de Protocolo de La Casa Blanca.