¿Qué viene después del fútbol?

Miguel Santana

No hay nada más perfecto que la vida de un futbolista, pero a su vez, no hay nada más constante que el cambio. Sueldos altos, ropa de marca, carros del año, mujeres de cualquier tipo detrás de ti y el mundo a tus pies. Así viven algunos profesionales del balompié, que han logrado consolidarse deportivamente y, por consiguiente, obtener grandes sumas de dinero. Pero, ¿qué pasa cuando eso se acaba? ¿Y si de un momento a otro, algo sucede? Teniendo en cuenta esto, escribo a propósito del atleta posterior al reto: la historia no contada.

Manuel Francisco dos Santos es un nombre demasiado común como para pensar que se trata de un futbolista histórico en Brasil. “Garrincha”, por el contrario, es la referencia de lo antes dicho. ¿Cómo terminó, luego de una carrera por demás extraordinaria? Hundido en la pobreza, navegando en los efectos del alcohol, rodeado de botellas y transitando los suburbios del olvido. Su vida acabó en un hospital, padeciendo cirrosis hepática, lejos de ser lo que fue.

Salvador Cabañas era el Dios de México y cabalgando con la bandera paraguaya en sus manos, iba rumbo a convertirse en una de las figuras de Sudáfrica 2010, pero en una sola noche, todo acabó. Un balazo en cabeza lo retiró de manera obligatoria y por poco, también acaba con su vida. De no ser por la condición física que tenía y el inmediato accionar de los médicos, el entonces delantero del América y casi refuerzo del Manchester United, se habría despedido del mundo. Hasta ahí llegó el brillo de u

na estrella que un ser sin corazón apagó.

¿Cómo explicamos que luego de ser la figura para ganar la final de un Mundial, estás en banca rota? Andreas Brehme pasó de lo sublime a lo ridículo, marcándole a la Argentina de Diego Maradona en Italia 90, a pedir ayuda públicamente para poderse sostener y pagar deudas. En 2014, Franz Beckenbauer, quien lo había entrenado en la selección, le consiguió algunos empleos para poder ayudarlo a salir adelante, luego de deber más de 200 mil euros, según publicó un reconocido periódico alemán. Es uno de los ejemplos más impactantes.

El ciclo profesional de un futbolista no necesariamente caduca con el tiempo: una lesión grave y alguna situación sobrevenida, pueden atravesarse en el camino. Entonces, ¿cómo hacer para mantener una vida digna, a sabiendas que la suerte puede jugar en contra? Eso es lo que han hecho dos profesionales del fútbol venezolano, cada uno desde sus aceras. Uno está retirado y el otro, sabe que su momento llegará cuando el cuerpo lo pida, por lo que no quiere ser sorprendido por los efectos del adiós. Tiene todo fríamente calculado a futuro.

“A los más jóvenes, cuando empiezan a hacer dinero, les digo que construyan su pirámide financiera a través del instrumento que primero, les de seguridad como activo generador de dinero y muchas cargas familiares. También, que aparten un mes de sueldo anual para ir ahorrando sistemáticamente pensando en la vejez”, dijo Ricardo Andreutti, mediocampista del Caracas Fútbol Club, en un mensaje dirigido a los juveniles.   

Vistiendo la franela del Real Esppor, “Kike” García tenía claro que ya nada era igual. Le costaba ir a entrenar, concentrarse y conectarse en la cancha. Por eso, con seis meses de antelación, tomó junto a su familia la decisión de decirle adiós a la cancha con tacos puestos, pero no sin antes tener un plan de vida para sostenerse una vez le tocase dar aquel paso.

“Un negocio familiar sirvió de sustento para no tocar los ahorros generados por la carrera. Era lo más importante para nosotros tener una estabilidad en ese sentido. Quise seguir ligado al fútbol, como técnico, así que necesitaba un proceso de preparación para asumir nuevos retos. Hay que entender no es para siempre”, aseveró.

“Cuando comienzas a ganar mucho dinero de un día para otro en un país como Venezuela, es algo que te puede llegar incluso a desestabilizar. Considero que algo importante es poder dedicarse a los estudios y estar rodeado de personas que te valoren más como persona que otra cosa. Mantener los pies sobre la tierra y no perder el norte es lo que te permitirá ir avanzando hacia adelante. El fútbol es un negocio de entretenimiento y mucha gente quiere ser parte de eso. Por eso, también aconsejo poner en práctica los valores familiares para tomar buenas decisiones sobre quién rodearse”, agregó el ahora mandamás del Aragua F.C, haciendo gala de las formas que lo definen.  

Andreutti coindice plenamente en aquello: “es difícil no conseguirse con personas que quieran aprovecharse de los atletas, pero ahí es donde ponemos en práctica a nuestra inteligencia”. Cree que su futuro pudiera estar ligado a la Gerencia Deportiva, por lo cual saca máximo provecho de sus días para prepararse pensando en retos que asumirá mañana.

En muchos casos, a los profesionales del balompié les es más difícil administrar el patrimonio para que perdure, que guiar los tiempos de un compromiso clave para la temporada. Según datos de PKF Attest y la Asociación Española de Futbolistas Internacionales, 60% de los atletas realizan inversiones en las que terminan perdiendo el 100% del capital. Por eso, así como resulta importante apuntar con determinación al arco, también lo es hacerlo fuera del escenario, comprendiendo la relevancia de los efectos que consigo trae el tiempo. Nada es para siempre, ni siquiera las cuantiosas cantidades que mensualmente caen a la cuenta.

Algo se debe tener en cuenta: en ningún negocio, un deportista va a conseguir tanto dinero como el adquirido con su trabajo. A partir de ahí, lo más recomendable es invertir para rentabilizar lo ahorrado. Por más que todo hoy esté bien, tu vida tendrá muchos episodios.