Preocupa el tema descenso con los venex

Miguel Santana

Con la excepción de lo conseguido por la llave Herrera-Machís y teniendo en cuenta los dos títulos que Yordan Osorio sumó a su currículo, no ha sido 2020 un buen año para los venezolanos en el exterior. De hecho, cinco descendieron de categoría y dos se salvaron de hacerlo en la etapa final de sus respectivos campeonatos. Esto preocupa porque, de no cambiar de clubes, el nivel de competitividad al cual deberán enfrentarse no será igual al de hace tan solo días y la selección los necesita acostumbrados a medirse con los mejores. Repasemos cada uno de los casos, esperando que, prontamente, puedan moverse de sus plazas buscando algo mejor.

Rafael Romo: vio acción en 23 duelos con Silkeborg, su equipo en Dinamarca, yéndose a la categoría de plata del balompié danés. Aun y cuando no ha sido titular en la Vinotinto, es necesario que compita a buen nivel por si llegase a presentársele una oportunidad. Próximamente, debería haber noticias relacionadas a su futuro.     

Romo descendió en Dinamarca

Jhon Chancellor: haberse asentado en la Serie A de Italia es una buena noticia para un zaguero que mucho espacio ha ganado en los últimos meses con la selección, pero pese a haber disputado 27 partidos en Brescia, su equipo tiene asegurado un cupo en Serie B. Lo bueno es que, en suelo italiano, han rescatado la participación del venezolano, por lo que sería probable que alguna otra escuadra quiera contratarlo para mantenerse en Primera. Ernesto Torregrossa, otro compatriota que hace vida en esa escuadra, está en la misma situación, aunque todavía no se ha estrenado como jugador de la Selección Nacional. Marcó seis goles, cifra a tener en consideración.

Chancellor descendió a la Serie B

Roberto Rosales: a pesar de ese agónico empate 2-2 ante Real Madrid en su última presentación de la temporada con el caraqueño como titular, Leganés se fue a Segunda. Roberto Rosales, que hace dos años había descendido con Málaga, deberá ingeniárselas para volver a Primera. Dicen que ya ha recibido un par de llamadas.

Rosales bajó de categoría

Christian Santos: tuvo un buen rendimiento desde la reanudación del campeonato español en su categoría de plata posterior al parón por el coronavirus, pero no le alcanzó. Deportivo La Coruña, histórico elenco gallego e institución que hasta hace días el guayanés defendía, bajó a Segunda B (Tercera categoría). Una catástrofe tomando en cuenta la relevancia que tiene esta escuadra. Sería arriesgado pensar que Santos se quedará buscando ganar un cupo a Segunda. A sus 32 años, tiene para pelear por algo más, tanto dentro como fuera de España.

Santos descendió a Segunda B

Adalberto Peñaranda: el polémico delantero venezolano, que pertenece al Watford de Inglaterra, también cayó al infierno del descenso. Desde su entorno dicen que le buscarán equipo para que pueda seguir su carrera en otro lado, luego de una serie de oportunidades que profesionalmente ha recibido, sin sacarle el provecho del caso.

Peñaranda también descendió

El Akhmat Grozny de Wilker Ángel y Andrés Ponce, se salvó del descenso a falta de tres jornadas para la conclusión del campeonato ruso, mientras que Jhon Murillo y su CD Tondela, consiguieron la salvación a última hora, doblegando 1-2 al Moreirense en condición de visitante. Son los casos más importantes para el país.