Plácido Domingo, un tenor universal

Marbelys Rodriguez

Un 21 de enero, pero de 1941, nació en Madrid, España, el cantante, director de orquesta, productor y compositor, José Plácido Domingo Embil, mejor conocido como Plácido Domingo.

Es conocido por la versatilidad de su voz, lo que le permite cantar en varios registros como barítono y tenor, y por ello, se convirtió en el cantante que mayor variedad de papeles ha representado en la historia de la ópera.

En su familia se le conoce como “El Granado”, por cantar desde muy pequeño la canción “Granada”, del compositor mexicano Agustín Lara. A los ocho años de edad, se trasladó junto a su familia a la Ciudad de México, para trabajar en el teatro musical, pues sus padres eran cantantes de zarzuela.  Prontamente, destacó en lecciones de piano, inició sus estudios en la Escuela Nacional de Artes y en el Conservatorio Nacional de Música, también en ese momento intentó ser futbolista profesional.

Carrera prolífica 

Tras proseguir su formación, en 1961 llegaría su debut como protagonista en Monterrey, en el papel de “Alfredo” en La Traviata de Verdi, en ese momento comenzó una carrera que le llevaría a los principales escenarios del mundo. El pianista hebreo mexicano José Cahan le informó que en el Teatro de la Ópera de Tel Aviv necesitaban un tenor, una soprano y un barítono, Plácido habló con su esposa, Marta Ornella (también cantante), y juntos marcharon a Israel el 21 de diciembre de 1962. Aunque el contrato era por seis meses, permanecieron dos años y medio. El tenor participó en 280 funciones y su esposa en 150, hasta que ella abandonó la carrera para dedicarse a su familia. De la estancia de Plácido en Tel Aviv arranca su repertorio y su consolidación como tenor.

A partir de entonces recorrió las óperas de todas las capitales del mundo. Considerado como uno de los grandes tenores de su generación, ha interpretado más de ochenta y cinco papeles operísticos diferentes.

Plácido Domingo hizo su debut en Nueva York el 17 de octubre de 1945, cantando Pinkerton en Madama Butterfly con la Ópera de la Ciudad de Nueva York.

Sin embargo, en cierto modo, una experiencia aún más emotiva para Domingo fue su debut en Madrid, su ciudad natal, en La Gioconda , el 14 de mayo de 1970, en el Teatro de la Zarzuela. “La ovación después de mi aria, ‘Cielo e mar’, fue tan grande y tan cálida que no pude evitarlo, comencé a llorar”, recordó. Pero finalmente logró controlarse y proceder normalmente.

El año 1972 es uno de los períodos más concurridos en la carrera de cantante realizó 9 debuts, 19 óperas, 4 conciertos.

Plácido Domingo también participó en la versión cinematográfica de “La traviata” de Franco Zeffirelli en 1982. Esto fue seguido, en 1984, por la película “Carmen” dirigida por Francesco Rosi. En 1986 cantó junto a Katia Ricciarelli, en la cinta de “Otello”

En septiembre de 1985, mientras Domingo se presentaba en Chicago, se enteró de que un terremoto había azotado la Ciudad de México. Los miembros de su familia inmediata estaban ilesos, pero sus tíos y un primo murieron en el desastre, durante todo un año cantó en eventos benéficos y dedicó los fondos a la ayuda para los sobrevivientes y los proyectos de reconstrucción.

Los tres tenores

En 1990, la víspera de los partidos de fútbol de la Copa Mundial de la FIFA en Roma, Domingo, junto con sus compañeros cantantes Luciano Pavarotti y José Carreras y el director Zubin Mehta, ofrecieron un concierto benéfico que fue visto por millones de personas en todo el mundo. Y fue un gran éxito.

Esto llevó a muchas otras actuaciones de “Los tres tenores”, no solo en los sucesivos eventos de la Copa del Mundo (1994, 1998 y 2002), sino también en una gira mundial en 1996-97 y en otros momentos.

En 1993, fundó Operalia, un concurso internacional anual de voces que ha ayudado a iniciar las carreras de muchos cantantes que se han convertido en grandes figuras en los escenarios mundiales, entre otros, Nina Stemme, Joyce DiDonato, José Cura, Rolando Villazon. Erwin Schrott, Pretty Yende, Eric Owens, Susanna Phillips y Anthony Roth Costanzo.

En 2011, Domingo aceptó la presidencia honoraria de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica, que está tratando de hacer frente a los enormes problemas que enfrentan los artistas creativos e intérpretes en la era de Internet, cuando los problemas de derechos de autor se han vuelto extraordinariamente difíciles.

El 21 de noviembre de 2012, Plácido Domingo fue nombrado Embajador de buena voluntad para la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), en reconocimiento a su “excepcional carrera artística, su inestimable apoyo a los jóvenes músicos de ópera a través del concurso Operalia y su dedicación a Los valores e ideales de la UNESCO”

Con información de agencias
Foto: Archivo