Paulo Londra, atado de manos musicalmente

Informativo TLT

Redacción: Fabrizio Cuzzola (@FabriCuzzo22)

Paulo Ezequiel Londra Farías es un cantante argentino. Conocido en la urbe músical por temas como ‘Tal vez’, ‘Adán y Eva’, ‘Te amo’ con Piso 21 o ‘Nothing of You’ con Ed Sheeran, el artista de 23 años lleva algunos meses desaparecido de la escena. Dos razones apuntan a ser las principales provocantes de esto: su hija recién nacida y la ruptura con su disquera Big Ligas.

Padre

A través de una publicación de instagram, Paulo Londra contó el pasado 8 de abril que tendría una hija, producto de su relación con Rocío Moreno, una estudiante de administración de empresas con la que el artista cordobés se encuentra viviendo. Ésta finalmente nació el pasado 17 de julio en Córdoba, lo que tiene al artista metido de lleno en una nueva aventura: la paternidad.

Disputa con Big Ligas

Paulo Londra y Big Ligas son uno prácticamente desde el nacimiento de la disquera. Junto con Cristian Salazar y Daniel Oviedo fundó una discográfica independiente, que con el paso del tiempo fue nombrada como ‘Big Ligas’, “porque les decía que con nosotros iban a cantar los artistas más importantes”, según contó Londra en alguna entrevista pasada.

Esta unión de los tres artistas comenzó a desgastarse cuándo la disquera firmó a nuevos artistas (entre ellos, la sensación venezolana Micro TDH), dejando a Paulo relegado ‘a un segundo plano’ y generando clara molestia en el argentino.

Decepción ya sea con quien pensaste que era tu manager, con quien pensaste que era tu productor”, decía Londra en una historia de Instagram donde conversaba con sus seguidores sobre el apoyo que había recibido de éstos. Posteriormente, Big Ligas respondió en la entrega de los Premios Grammy con un mensaje contundente, también por Instagram: “Qué lindo ver cómo los artistas le dan crédito a los productores. Eso se llama se agradecidos y valorarnos”. “No todos son así”.

Lo cierto es que posteriormente, Paulo denunció en una carta que fue engañado por Salazar y Oviedo (conocidos en el mundo artístico como Kristoman y Ovy on the Drums) para firmar una serie de contratos que lo perjudicaban, quitándole crédito de sus canciones para sumárselo a sus socios y sacándolo de la idea original de ‘Big Ligas’, que era un medio indepediente para ser ahora parte de Warner Music.

Afirma que siguió adelante a pesar de no estar convencido, con tal de darle música a sus seguidores y seguir con su pasión que es cantar. Ahora, el problema es que luego de varios dimes y diretes entre la disquera y Londra, El Intransigente cuenta que en el contrato firmado por Londra hay una prohibición para sacar música, lo que tiene al argentino atado de manos hasta 2025 para sacar nueva música, a menos que llegue a un acuerdo con su -ahora- exdisquera y productores.

 

Carta a sus fans:

“Todo empezó cuando al fin pude darme a conocer en Argentina, gracias [a] recorrer plazas y competencias, y de poder ganar “a cara de perro” algo que soñé. Llegué a soltar el tema “Relax”, vi lo que la gente me alentaba y me encendí. Decidí dejar Argentina y al talento originado por las batallas de freestyle en lo más alto; seguí subiendo temas solo y hasta J Balvin se sorprendió por mi canción “Luna llena”. Luego me contactó una youtuber y me dijo que me quería presentar a Kristo (Cristian Salazar) y a Ovy (Daniel Oviedo), el cual me lo postulaban como uno de los mejores productores latinos, y no es por desmerecer ni nada pero no superaba a los 5 mil seguidores, y siendo sincero no lo conocía, igual quedé sorprendido con todos los proyectos a futuros que me hablaban ellos dos (Ovy y K).

Y confié en ellos, rechacé otros contratos porque decían que no eran lo mejor para mí.
Estaba entusiasmado, pensé que todo lo mejor posible estaba por venir. Les dije que nos llamemos “Big Ligas”, porque vamos a crecer tanto independientemente que nos van a admirar.

Hice música como un loco; a los 19 me fui meses a Colombia y grabé sin parar. Podía hacer hasta 6 temas por día, todo gracias a esta disciplina que tenía del freestyle. Quise que mi primer tema sea “Condenado para el millón” para que sepan de lo que soy capaz. Y lo sacamos…

“Uno de los tantos días en donde dormía en la habitación de Ovy, que era donde grabábamos, Kristo dijo al otro día tendríamos que hacer un video en donde nos mostremos como un equipo fuerte.

“Más aún era mi confianza en ellos, gritando siempre ”Big Ligas” y Kristo y Ovy en todos mis temas porque me pedían que lo hiciera.

“Al otro día, Kristo vino con unas fotocopias, una lapicera cara y un filmaker (sic), y me dijo que íbamos a hacer un video para subir a las redes y entonces nos hizo ponernos de espalda y me dijo que firme unas fotocopias mientras nos filmaban, pensé que era un simple video y nunca pensé que eso fuese un contrato el cual hagan valer de esa forma tan engañosa.

Luego de hacer el video me dijeron que mire las hojas y que mañana íbamos a tener una charla con los abogados Stephanie Chopurian y Matt Greenberg y yo, sólo en Colombia. Sin ningún amigo en verdad, no entendía que había hecho.

Esa noche Ovy, quien se había ganado mi confianza como nadie, me dijo que eso que firmé no valía nada, si yo estaba disconforme, ese papel se podía romper o revisar en cualquier momento, y de la forma en que me lo dijo y en el contexto que estaba, no me quedo más que creerle.

Al otro día, se presentaron por videollamada Stephanie Chopurian y Matt Greenberg y me explicaron sobre números que nunca entendí y sobre un contrato que es difícil de entender hasta para un abogado. La explicación fue tan corta que solo duró una media hora, no podía y no quería aceptar que me habían hecho firmar algo sin ver, sin un letrado a mi lado, y sin posibilidad de analizarlo con alguien cercano mío. Volví a casa diciendo que firme un contrato el cual meses después enviaron copia.

No quería decepcionar a nadie mostrando mis miedos y disconformidades y solo seguí y avancé y, como siempre saqué las mejores rimas de mi para dejar en claro que puedo.
Tuve éxito con “Condenado para el millón”, con “Nena maldición”, con “Dímelo”, con “Chica paranormal”, etc… Hasta que hice “Adan y Eva”. Y me dijeron que lo mejor era hacer un trato con una disquera con semejante canción.

Pensé que sería romper con lo que estábamos haciendo que era ser independientes.

La canción fue lanzada y pasando el tiempo me hablaron de una oferta de álbum. También dudaba…

No estaba seguro de aceptar pero me acuerdo estar en México, a horas de mi primer show allá, y Kristo llamándome por teléfono diciéndome que iban a haber complicaciones si no aceptábamos el álbum con Warner Music.

Esa vez mi paciencia se estalló, habían dicho que íbamos a modificar los términos de nuestro acuerdo por los cuales yo no estaba conforme. Eso no sucedió y me querían hacer firmar un nuevo acuerdo.

No pasó mucho tiempo, que Matt Greenberg envió una carta de intimidación a mí y mi padre (un abogado que supuestamente velaba por mi), en donde nos mostró la verdadera cara del contrato que firmé con Ovy y Kristo, en donde no era un verdadero socio/artista.

La carta de Matt Greenberg decía que me podía perjudicar por todo lo que haga perder a la empresa, y que debería firmar sino podía tener graves consecuencias económicas .
En ese momento me di cuenta que no éramos un equipo.

Y nuevamente no me quedo más que agachar la cabeza por la amenaza que me hizo supuestamente mi propio abogado Matt Greenberg, y aceptar el trato que se haga con Warner.

Entregué canciones y videos a tiempo, y luego Ovy diciéndome de cuánta autoría le daríamos a Kristo, y yo sin entender por qué darle autoría de una canción en la cual yo escribía y Ovy hacía la música.

Ya estaba cansado, me sentía burlado por dos que siempre se complotaban para que mi opinión no cuente, y tuve que pedir ayuda.

Ni siquiera en la canción con Ed Sheeran logré puntos de autoría correspondientes. Kristo y Ovy se agregaron puntos de esta canción, siendo que no hicieron el beat ni mi letra. Lo único que querían era estar entre cualquier acercamiento de Ed Sheeran a mí para bloquearme e impulsar sus propias carreras.

Siempre querían aparecer en los vídeos, siempre me decían qué decir, yo no podía decidir nada. Ellos se ponían delante mío y recibían todo de otros artistas otras propuestas y a mi nada me llegaba ni me enteraba o solo me enteraba lo que ellos querían, fue muy frustrante.

Aún así de sentirme tan frustrado lo único que me mantenía de pie era el apoyo de los que me escuchaban y me alentaban, entonces nunca me doble más y siempre cumplí con mis responsabilidades y di lo mejor de mí.”

 

Respuesta de Big Ligas

En repetidas oportunidades, la disquera propietaria de los temas de Paulo Londra se ha encargado de desmentir las palabras del cordobés, asegurando que firmó ‘varios contratos en distintas fechas’ y que no tenía tal prohibición para sacar música. Pero todo parece ser una decisión del artista, quien -con o sin prohibición- no permitirá a sus antiguos socios seguirse lucrando con su trabajo.