Nueva prohibición en Roma altera a algunos turistas

Informativo TLT

Los 135 escalones fueron construidos en 1726 para unir la piazza en la base con la Iglesia de la Santísima Trinidad en la cima del Monte Pincio y pueden ser subidos y bajados, pero ahora nadie podrá sentarse en la estructura  conocida como las escalinatas de la Plaza de España en Roma.

Al sentarse en las populares escaleras  la persona se expone al poderoso silbato policial para ahuyentar a los infractores del lugar y el que no logre comprender la norma puede llevarse una multa.

Las autoridades de la ciudad han impuesto una nueva prohibición en el lugar, amado por los turistas e inmortalizado en la comedia romántica de 1953 “Vacaciones en Roma” con Gregory Peck y Audrey Hepburn.

Dicen que mucha gente se sienta demasiado tiempo, obstruyendo las escalinatas para otros, o se detienen a almorzar tras comprar alimentos en los puestos de comida rápida cercanos.

No todos estuvieron contentos con el nuevo intento por restablecer el orden, que comenzó esta semana.

“Pienso que es ridículo, tonto”, dijo Thomas Atkins, un turista estadounidense de Seattle, mientras observaba a un policía soplar su silbato para evitar que la gente se sentara. “Sólo vas a descansar un ratito en la piedra y eventualmente te irás”, afirmó el jueves.

Las multas para quienes desobedezcan a la policía van desde 160 a 400 euros (180-450 dólares). Pero por ahora no se han colocado carteles que informen a los turistas de la prohibición, lo que da mucho trabajo a la policía.

El turista italiano Federico Guerrinoni, del norte de Italia, dijo que estaba de acuerdo con la medida.

“Sé que molestará a algunas personas, pero se podía ver que algo así iba a pasar”, dijo. “Había mucha gente irrespetuosa que se estaba llevando piezas de monumentos. Así que un poco de protección no hará daño”, agregó.

 

Con información de agencias

Foto:Archivo