Marawi intenta recuperarse a pesar de las heridas

Informativo TLT

Dos años después de que Marawi fuera invadida por yihadistas, esta ciudad filipina sigue en ruinas, y los expertos advierten que los esfuerzos de reconstrucción están estancados y refuerzan la idea para que los grupos extremistas sigan tomando control de la zona.

La invasión del 23 de mayo de 2017 por parte de hombres armados que ondeaban la bandera negra del Estado Islámico, provocó una batalla de cinco meses que destrozó toda la zona sur de la ciudad.

La demolición de edificios para su reconstrucción comenzó, pero después de varios inicios en falso, el gobierno no espera que los nuevos edificios se levanten antes de finales de 2021.

Los retrasos han dejado a aproximadamente 100 mil residentes en campamentos de reubicación o compartiendo hogares con familiares, alimentando la ira a fuego lento entre los desplazados y proporcionando una herramienta de reclutamiento para los extremistas.

Marawi es simbólicamente importante porque es la capital musulmana del sur de Filipinas, que ha estado encerrada en un círculo de pobreza y extremismo, ya que las insurgencias separatistas se han librado allí durante décadas.

Con información de agencias