Lewis Carroll, el hombre detrás de “Alicia en el País de las Maravillas”

Marbelys Rodriguez

Un 14 de enero, pero de 1898 falleció Charles Lutwidge Dodgson, conocido por su seudónimo Lewis Carroll, fue un diácono anglicano, matemático, fotógrafo y escritor británico.

Es conocido por ser el autor de “Alicia en el país de las maravillas” y su continuación “A través del espejo”

Nació en Daresbury, Inglaterra, era el mayor de 11 hijos: cuatro varones y siete niñas. A los 18 años, ingresó en la Universidad de Oxford, en la que permaneció durante cerca de 50 años, y en la que obtuvo el grado de bachiller y se recibió de preceptor.

Fue ordenado diácono de la Iglesia Anglicana y enseñó matemáticas a tres generaciones de jóvenes estudiantes de Oxford, y lo que es más importante, escribió dos de las historias más entrañables que se han producido en el campo de la literatura.

Padeció, de insomnios durante toda su existencia, y pasaba noches enteras despierto, con los arduos problemas matemáticos dando vueltas en su cabeza, y tratando de descifrarlos. Escribió diversos libros sobre la materia y el más interesante de ellos se titula: Euclides y sus modernos rivales.

Pasos literarios

Dodgson escribió poesía y cuentos que envió a varias revistas y que le reportaron un éxito discreto. Entre 1854 y 1856 su obra apareció en las publicaciones de ámbito nacional The Comic Times y The Train, así como en revistas de menor difusión, como la Whitby Gazette y el Oxford Critic.

Sus cuentos salieron a la luz con el seudónimo Lewis Carroll. Quizá la razón de esto fuera su extraordinaria timidez. Tenía pocos amigos en la plenitud de su desarrollo y crecimiento, y como era tímido, se retrajo de los adultos y creó sus amistades entre los niños, especialmente entre las niñas pequeñas; los comprendía perfectamente. Fácilmente tomaba parte en sus juegos; inventaba siempre algunos nuevos y les contaba cuentos e historias.

La Alicia real y verdadera era la hija de su amigo el diácono Liddell, la cual, mucho más tarde, relató cómo esos cuentos fueron referidos a ella y a sus dos hermanas: “Muchos de los cuentos del sr. Dodgson nos fueron contados en nuestras excursiones por el río, cerca de Oxford. Me parece que el principio de “Alicia” nos fue relatado en una tarde de verano en la que el sol era tan ardiente, que habíamos desembarcado en unas praderas situadas corriente abajo del río y habíamos abandonado el bote para refugiarnos a la sombra de un almiar recientemente formado. Allí, las tres repetimos nuestra vieja solicitud: cuentenos una historia, y así comenzó su relato, siempre delicioso. Algunas veces para mortificarnos o porque realmente estaba cansado, el sr. Dodgson se detenía repentinamente diciéndonos: esto es todo, hasta la próxima vez; ¡ah, pero ésta es la próxima vez!, exclamábamos las tres al mismo tiempo, y después de varias tentativas para persuadirlo, la narración se reanudaba nuevamente”

Alicia se publicó en 1864, y A través del espejo, en 1871. Ambas fueron ilustradas por el famoso dibujante inglés John Tenniel. Estos libros han sido posteriormente ilustrados por otros muchos artistas, pero los magníficos dibujos de Tenniel continúan siendo los favoritos. Otras publicaciones de Lewis Carroll son: La caza del Snark  (1876) y el cuento poco leído Silvia y Bruno 1889 y 1893.

Curiosidades de “Alicia en el país de las maravillas”

  • Tiempo:

Carrol aprovechó un viaje de tren de dos horas para escribir el primer borrador completo del cuento que tituló “Las aventuras subterráneas de Alicia”, al que añadió 37 ilustraciones dibujadas por él mismo; una muestra de su gran imaginación y creatividad. Era el el 5 de julio de 1862 y justo el día anterior nació la idea tras un cuento improvisado a petición de las pequeñas hermanas Liddel. Una versión digital de esa primera copia escrita a mano puede examinarse a través de internet.

  • Versión definitiva:

Tras destruir los 2.000 primeros ejemplares puesto que las ilustraciones se reprodujeron incorrectamente, la versión definitiva de Alicia en el País de las Maravillas se publicaría en noviembre de 1865. A este libro le segurían: “Alicia a través del espejo” en 1871 y “Alicia para los pequeños” en 1890.

  • Síndrome:

La particularidad de este cuento es tal que dio lugar a un síndrome con nombre propio: el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas cuyo trastorno suele darse en niños y define un conjunto de síntomas donde la percepción visual y la imagen corporal se muestran alteradas dándole al paciente una visión errónea del tamaño tanto de su cuerpo como de los objetos externos, provocando desorientación y perturbación de los sentidos.

  • Características de Alicia:

A pesar de que siempre la hemos visto dibujada o representada como una niña de pelo rubio, lo cierto es que la verdadera Alicia era morena tal y como atestiguan las miles de fotografías que el propio Carroll hizo tanto a Alice como a sus hermanas. El motivo de que todos imaginemos a Alicia siempre rubia se debe a que las ilustraciones de la primera edición Alicia en el País de las Maravillas presentaban a su protagonista con melena dorada.

  • Cine:

El séptimo arte cayó pronto en esta conmovedora y surrealista historia de niños para adultos. Han sido muchas las adaptaciones al cine de este primer libro y de los restantes, pero la primera película sobre Alicia en el País de las Maravillas data de 1903. Fueron los directores Cecil Hepworth y Percy Stow quienes filmaron una película de apenas 12 minutos, en el que los propios directores también ejercieron de actores. Otras adaptaciones famosas: la de Disney, estrenada en 1951 o la de Tim Burton, en 2010.

  • El juego de ajedrez:

Como matemático y gran aficionado a este juego, Carroll dibujó toda la historia como una partida de ajedrez. Así, en la partida, Alicia gana en 11 jugadas, empezando con un peón blanco y acabando como Reina Blanca. Los números en general, también están muy presentes en el cuento. El número 42, en concreto, era particularmente especial para el autor.

  • El Sombrerero loco:

La aparición del “Sombrerero Loco” en el libro de Carroll no es casual, ya que muy cerca del lugar en el que vivía el autor, en Stockport, los talleres de sombrererías eran muy habituales y durante esta época, los que se dedicaban a su fabricación utilizaban mercurio para convertir la piel en fieltro; esto sumado al pegamento utilizado y a trabajar en zonas cerradas, provocaba ciertos delirios por la inhalación de todas estas sustancias. De ahí los “sombrereros locos.

  • El intruso:

Todos los personajes de la película de Disney sobre Alicia están sacados del libro de Lewis Carroll, excepto uno… ¡El picaporte!

Con información de agencias

Foto: Archivo