John Travolta, ícono indiscutible de la época disco

Marbelys Rodriguez

Un 18 de febrero, pero de 1954, nació el actor, cantante, bailarín y productor estadounidense, John Josep Travolta.

Famoso por lograr éxito en los años 70, con las películas “Grease” y “Saturday Night Fever”, no solo como actor sino por sus pasos de baile, que marcaron definitivamente está década.

En los años 90 resurgió su carrera, protagonizando películas como “Pulp Fiction” en 1994 y “Face/off” en 1997.

Sus primeros pasos

John Travolta, es el menor de seis hijos, su padre es de ascendencia italiana y su madre de ascendencia irlandesa. Su infancia transcurrió en un ambiente muy artístico e histriónico, pues sus hermanos compartían el gusto por la actuación.

Desde muy pequeño demostró sus dotes artísticos, en especial la capacidad de imitar, su padre construyó una tarima de teatro, para que organizaran presentaciones, para el resto de su familia.

Logró dos importantes audiciones, la primera fue para la película El último deber (1973), pero fue rechazado. La segunda fue “La lluvia del Diablo” (1975), donde sí actuó con un éxito moderado que le sirvió cómo trampolín en su carrera. Allí Travolta conoció a la actriz Joan Prather, y a través de ella entró a formar parte de la Filosofía Religiosa Cienciología, de la cual sigue siendo miembro.

Poco tiempo después asumió el rol protagonista de la serie “Welcome Back Kotter” y se convirtió en un ídolo juvenil y una incursión en la música con un éxito que llegó a los más alto de las listas: Let her in.

Posteriormente protagonizó la película de terror “Carrie (1976), dirigida por Brian de Palma y basada en una de las historias de Stephen King. Su primer papel de protagonista en el cine fue en el telefilm de la ABC, El chico de la burbuja de plástico (1976), dirigida por Randal Kleiser y coprotagonizada por Diana Hyland, actriz 18 años mayor que Travolta, y con la que tras finalizar el rodaje, empezó una relación.

La consagración

En 1976 Travolta recibió una llamada que cambiaría su vida, la del productor Robert Stigwood, quien lo quería como protagonista para “Fiebre del sábado por la noche”. Entonces se metió en la piel del italiano americano “Tony Manero”, un bailarín que cambió la forma de bailar en el mundo entero. Para ello, debió ir a discotecas y locales nocturnos, para observar la forma de bailar del público, a la vez estudió danza y trabajó con un coreógrafo profesional para la elaboración de su famosa escena de baile en la discoteca.

Mientras alcanzaba el estrellato, su vida personal no iba nada bien, su novia Diana Hyland, tenía cáncer, pese a los tratamientos, falleció, dejando a Travolta devastado.

“Fiebre del sábado por la noche” se convirtió en un éxito taquillero, y conmocionó al mundo entero, convirtiéndose en un desencadenante de la era disco, marcando múltiples tendencias y estilos, volviéndose en un fenómeno sociocultural.

La película, que contó con los “Bee Gees” para su banda sonora, fue tan extraordinaria que el grupo vendió 30 millones de copias, posicionaron cinco sencillos en el top ten de Billboard y se mantuvo como la banda sonora más exitosa de todos los tiempos hasta 1992, cuando se estrenó la película “El Guardaespaldas.

La película catapultó a Travolta y lo convirtió en la imagen misma de la época disco. Además, el actor recibió su primera nominación a los Premios de la Academia en la categoría de Mejor actor, fue nominado a los Premios del Sindicato de Actores Secreen Actors Guild y ganó un Globo de Oro al mejor bailarín. Su estrellato estaba asegurado y por si fuera poco, tenía un contrato pendiente: el papel protagónico de “Grease (1978).

Travolta se había convertido en un ícono cultural con una firme decisión de continuar ascendiendo. Coprotagonizar la película “Grease” junto a la ganadora de un Grammy Olivia Newton – John, resaltó aún más su éxito. En la cinta, donde la química entre ambos es innegable, John Travolta hace alarde de su habilidad para el baile gracias a las diversas coreografías. Tanto la crítica como el público alabaron la película y ésta se convirtió no sólo en otro gran éxito de taquilla, sino en el musical más exitoso de la historia.

Posteriormente, protagonizó “Cowboy de ciudad “(1980), otro éxito que sumar a la lista y cuya banda sonora ganó un Grammy. Pero luego de lograr tres grandes éxitos, llegó el declive con películas que fracasaron comercialmente. Tras el estancamiento de su carrera, Travolta se dedicó a otra de sus grandes pasiones, los aviones, se graduó de piloto y logró comprar su avión.

Resurgimiento

En 1989 protagonizó, junto con Kirstie Alley, la comedia “Mira quién habla”, que fue un éxito y recibió el aplauso de la crítica, debido a lo cual se estrenaron dos secuelas más: “Mira quién habla también” (1990) y “Mira quién habla ahora” (1993). Todas fueron grandes éxitos de taquilla. Además entre 1991 a 1992 protagonizó otras tres películas: “Grita”, “Cadena de oro” y “Boris and Natasha”. Todas cosecharon éxitos relativos, pero no tan grandes para levantar su carrera cinematográfica, sin embargo, con”Pulp Fiction” lo logró.

En 1994, el director, Quentin Tarantino quería a Travolta en el papel de Vincent Vega como protagonista. John de 40 años aceptó y se dedicó al papel como en sus anteriores interpretaciones. La película se estrenó en el Cannes en 1994 y obtuvo excelentes críticas. Ganó un Premio Palma de oro y obtuvo 7 nominaciones a los Premios de la Academia: uno de ellos para el propio John como Mejor actor principal.

Posteriormente siguió incursionando en el mundo de la actuación, con películas que lo hicieron consagrarse.

En cuanto a su vida personal, está casado con la también actriz Kelly Preston  y tienen tres hijos. El primer hijo, Jett, que padecía la enfermedad de Kawasaki, falleció en enero de 2009 a los 16 años en la casa de verano que la familia tiene en las Bahamas.

Con información de agencias
Foto: Archivo