Jhonny Ferreira apunta al título con Carabobo

Miguel Santana

Jhonny Ferreira atendió a la prensa en el Estadio Olímpico Hermanos Ghersi Páez de Maracay, donde Carabobo y Atlético Venezuela empataron 2-2 en un duelo vibrante. Antes de expresarse ante los micrófonos, quiso darle un abrazo a Nerio Hernández, histórico personaje del balompié venezolano, para después sí explicar las razones que le hacen no confiarse del resultado obtenido en la ida. Su experiencia le permite tener un panorama claro, comprendiendo que, aunque su equipo haya cosechado 43 puntos en primera ronda, la Liguilla es un cuento diferente. Ha sido campeón, y lo demuestra cuando a nadie subestima. 

“Enfrentamos a un rival cuya Junta Directiva reforzó pensando en ser campeones, y nos queda claro que esta instancia no se parece en nada a la fase regular. Además de eso, debemos tener en cuenta el momento que atraviesa Edder Farías, cosa que en lo personal me alegra por lo mucho que sé trabaja, pero en la cancha preocupa, por la capacidad que muestra en zona de ataque”, expresó de entrada. La escuadra que dirige, ha tenido que probar el amargo sabor de la derrota en los últimos meses, llegando lejos, pero sin pisar tierra de meta. Incluso, cuando era técnico de Monagas, sacó al cuadro carabobeño del carril con un inolvidable gol de Daniel Febles, a quien hoy dirige en las filas del elenco cabrialense.

Ferreira apunta a lo alto con Carabobo

En lo que va de semestre, ha disputado 20 partidos, todos fuera de casa. A 270 kilómetros de Valencia, Guanare es el lugar donde los granates tuvieron que hacer de local, mudando ahora su sede al Metropolitano de Cabudare, donde el viernes, a partir de las 3:50 de la tarde y con transmisión de La Tele Tuya, buscarán dar un paso en dirección a estar entre los cuatro mejores del certamen balompédico nacional. De momento, están en la siguiente instancia.

“Este grupo de jugadores son unos héroes, porque lo que han hecho, de llegar a darse la posibilidad de ser campeones, será algo inolvidables. Nuestra filosofía pasa por disfrutar cada día, acercándonos al objetivo desde los pasos que podamos dar. Tenemos una gran ilusión, contamos con todo el plantel a disposición y lo hemos dado todo en cada compromiso”, agregó el flamante estratega, caracterizado por sacar lo mejor de jugadores quienes en el pasado reciente no tenían mayor protagonismo en clubes anteriores.

Esta es la hora del Carabobo y su director técnico lo sabe, pero gerencia emociones deshaciéndose de adjetivos calificativos para abrirle paso al trabajo como premisa de vida. Jhonny prefiere que cada partido sirva de escenario para mostrar su capacidad de liderazgo, con la idea que bien interpretan quienes en cancha dan sentido a sus enseñanzas. Diciembre de 2017 lo vio consolidarse en la raya, y casi dos calendarios después, va por algo más.

Ferreira anhela un título para Carabobo

“Manejamos un mensaje en el que cambiamos presión por ilusión, porque, aunque terminamos en el primer lugar de la tabla, somos un equipo nuevo, que rápidamente entendió la responsabilidad que tenemos con la institución. Estamos seguros que la vuelta será un bonito espectáculo, que nos permitirá enfrentarnos a un contrincante que también tiene aspiraciones. Hemos contado con el apoyo de nuestra barra, que ha hecho un gran esfuerzo para trasladarse fuera de Valencia, y eso es algo que reconocemos”, dijo Ferreira.  

Cabudare, aquel escenario donde fue despojado de la alegría al recibir un gol que nunca fue, pero que también le vio sonreír dándole una inolvidable alegría a la hinchada oriental, será, por enésima ocasión, el lugar donde una historia escribirá. Tranquilo está, con su mente recorriendo mil lugares a la vez, imaginando qué puede pasar, como entendiendo que nada es más importante que afianzarse ahora. El fútbol es un estado de ánimo, y pasa de todo en todas partes.