Guzmán: “Batir el récord del mundo es algo increíble pero ahora pienso en los Panamericanos”

Vanessa Fereira

Comparte sus días entre los entrenamientos y sus clases de comunicación social. Lleva casi 20 años practicando la disciplina y apenas llega al cuarto de siglo en edad. Hace menos de 15 días puso el nombre de Venezuela nuevamente en lo más alto gracias a sus logros, incluido ahora un récord mundial.

Jhoan Sebastián Guzmán Bitar, oriundo del estado Táchira, proviene de una familia de deportistas, razón por la que desde los tres años de edad se subió a unos patines. “Yo crecí con el deporte a mi alrededor. Mi papá fue campeón nacional de motocross y mi mamá fue ciclista en Colombia. Cuando cumplí tres años de edad me regalaron unos patines y hasta entonces me he mantenido; inclusive intenté con los short track skating (patinaje sobre hielo) pero por ser un deporte costoso abandoné su práctica y me quedé con la velocidad en pista”, aseguró el hoy patinador más veloz del planeta.

Campeón Bolivariano, Suramericano, Centroamericano, Mundial, de la Liga Europea, de Nacionales en Colombia, “Chevi”, como cariñosamente lo llaman, solo espera sumar un galardón más a su cuenta: el de los Juegos Panamericanos.

“Estoy trabajando pensando en los Juegos Panamericanos de Lima. Estuve en un campeonato panamericano el año pasado y fui bastante competitivo con una medalla de plata en la contrarreloj que no fue oro por tres milésimas de segundo. A finales del año pasado estuve en Europa y Guatemala con medalla de oro en esos dos eventos y desde entonces estoy en una base de preparación en Cartagena con mi entrenador Orlando Cortines, a quien le agradezco muchísimo el gran nivel en el que estoy ahora y quien me mantiene con muy buenas vibras para los Panamericanos de Lima, en julio”.

En el Campeonato Nacional de Tunja, Guzmán enmudeció al Patinódromo al cruzar la meta en los 100 metros con un tiempo de 9.61 segundos, crono que le valió para convertirse en el patinador más veloz del universo, aunque a la fecha, aún no le han homologado su marca.

“Ese día mi entrenador me dijo que teníamos que salir a buscar una medalla de oro. Empezamos y en la primera fase me tocó enfrentar al campeón del mundo en los 100 metros, Juan Camilo Pérez. En la octava batería me tocaron muchos de los que son mis rivales directos y todos estaban por encima de los 10 segundos y yo cuando pasé hice 9.8 lo que significa que estaba cerca del récord del mundo y sin dar todo lo que tenía en mi potencial, en una ciudad como Tunja que está a 2.800 m.s.n.m. y con poco oxígeno. Así llegamos a la semifinal y me tocó contra Andrés Jiménez, quien tiene el récord del mundo en los 300 metros, y ahí clasifiqué a la final con 9,71. Le puse ruedas nuevas y rolineras nuevas a mis patines y me tocó contra Alejandro Huertas, campeón mundial de la Vuelta al Circuito. Cuando pasé la línea solo escuché 9,68 segundos pero cuando completé la línea escuché que mi tiempo había sido 9,61 segundo y el del colombiano 9,68 segundos, lo que significaba que yo había batido el récord mundial por 50 centésimas y para mí es algo increíble”, relató.

Sin embargo, todo no ha sido color de rosas para el joven patinador. Al culminar su participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, anunció su retiro de las competiciones por falta de apoyo económico.

“Después de Barranquilla quedé muy desmotivado porque había muchas falencias en el patinaje venezolano. Mis resultados empezaron a verse afectados y me llegaron varias propuestas que no iba a desperdiciarlas. Sin embargo, llegamos a varios acuerdos con el Ministerio del Deporte que se han cumplido hasta ahora y ha dado frutos y por eso regresé a competir por mi país”, cerró.

Guzmán es una de las principales esperanzas a medalla en los venideros Juegos Panamericanos Lima 2019.