Gatita rusa es la segunda felina con extremidades de titanio

Lenín Caraballo

Dymka es una gatita rusa que tuvo que ser intervenida de urgencia después de que sus cuatro patas, su oreja y su cola se congelaran bajo el extremo frío ruso.

Su salvación solo podía ser mediante la amputación, pero aún le quedaba una oportunidad para poder seguir caminando: una cirugía innovadora que la convertiría en el segundo felino del mundo con patas de titanio.

El animal fue intervenido en la Clínica Veterinaria BEST, en Novosibirsk, por los veterinarios Sergey Sergeevich Gorshkov y Natalia Vladimirovna Ulanova.

Este caso no era algo nuevo para ellos; pues, según ha contado Sergeevich, todos los años ingresan en el centro entre cinco y siete gatos por este motivo. Esto dadas las temperaturas de la región. Sin embargo.

Ante esto, los dos médicos decidieron contactar a investigadores de la Universidad Politécnica de Tomsk para ver si era posible la fabricación de cuatro prótesis de titanio que sustituyeran las patas perdidas. Y así fue.

Sin embargo, el proceso fue largo, pues  desde que se amputaron las patas y se empezaron a fabricar las prótesis, hasta que pudieron colocarse con éxito, pasaron siete meses. Las nuevas patas fueron impresas en 3D con titanio y pueden retirarse y recambiarse cuando sea necesario.