Fútbol femenino colombiano rompe el silencio

Informativo TLT

Entre febrero y el 12 de marzo, una oleada de denuncias de acosos sexuales y laborales surgieron en la selección nacional o la sub-17 de mujeres. 



Carolina Rozo, lideró las denuncias del “Me too” cafetero. Trabajó medio año con la sub-17. Las agresiones empezaron, según cuenta, con piropos e insinuaciones del técnico Didier Luna que escalaron en enero de 2018.

El acoso laboral le causó depresión y también recibió intimidaciones telefónicas. Además, acusa al Director Técnico de agresiones contra las jugadoras.

Rozo expuso la situación a su superior pero la Federación Colombiana de Fútbol revisó la continuidad de Luna solo hasta que las denuncias tuvieron eco en los medios. Su contrato finalizó en noviembre y el puesto sigue vacante.

Las jugadoras han denunciado vetos para vestir la tricolor por reclamar derechos. Un grupo de 17 de ellas firmaron una declaración denunciando abusos laborales como la falta de pago de viáticos, ausencia de reconocimiento de gastos médicos por lesiones o tratamiento diferencial respecto a los hombres.

Con información de agencias
Foto: Archivo