Entrenador de esgrima ayuda a jóvenes a combatir la violencia en El Salvador

Informativo TLT

Una escuela rural de esgrima de San Pedro Masahuat, en El Salvador, integra a jóvenes con el fin de  ganar medallas, pero también lo hacen para encontrar una forma de apartarse de la violencia social que vive el país.

El fundador es Ernesto Ramírez, un exatleta y empleado público de 59 años que se convirtió en campeón centroamericano de florete individual y subcampeón de espada de espada en los juegos deportivos centroamericanos en los años 90.

Ramírez decidió fundar la escuela al aire libre en 2009 a falta de algún programa deportivo del gobierno. Comenzó a entrenar con un grupo de 27 jóvenes, pero el número fluctúa porque algunos alumnos estudian o trabajan.

El maestro celebra que la disciplina ayudó a muchos, porque todos “tienen notas sobresalientes” en sus estudios.

Además, sin apoyo de la municipalidad, Ramírez dice que ha luchado frente a un “bloqueo” de la Federación de Esgrima del país, que excluye a sus alumnos de la mayoría de las competencias porque no entrenan en los escenarios de la capital.

Casi diez años después, con obstáculos y equipo desgastado, presenta un palmarés de unas 300 medallas en distintas competencias.

Con información de agencias
Foto: Archivo