El sorteo de la Copa América 2020 tiene dos lecturas para Venezuela

Juan Sifontes Sousa

El andar de la Vinotinto en la Copa América 2020 arrancará con un duelo frente a Brasil, favorito y campeón defensor, que se disputará el 14 de junio en el estadio Pascual Guerrero de Cali, y tan solo tres días después tendrá que medir fuerzas en ese mismo escenario ante la selección local, Colombia.

Que Brasil y Colombia sean rivales de Venezuela en el certamen continental no es ninguna novedad. Desde abril, cuando la Conmebol aprobó el cambio de formato, se supo que las diez selecciones de la región quedarían distribuidas por un criterio geográfico: un grupo lo conformarán los países de la zona norte de Suramérica, y en el otro estarán las selecciones de la zona sur. Esto porque el torneo será organizado de forma conjunta por Colombia y Argentina, cuyas capitales están separadas por más de seis horas de vuelo.

La Copa América 2020 será un reto interesante para Venezuela

En el sorteo de Cartagena solo se definiría el destino de las dos invitadas, Australia y Catar, y el calendario para cada participante, y ahí es que el azar le deparó un escenario poco favorable a Venezuela, al menos sobre el papel. A la Vinotinto le toca arrancar bailando con las más feas, y después, el 22 de junio, cuando enfrente a Ecuador lo hará en Bogotá, sobre los 2.550 metros de altitud, un factor del que suele sacar provecho la selección meridional, acostumbrada a jugar en el Atahualpa de Quito (2.850 msnm).

Para cerrar sus compromisos de la fase de grupos, Venezuela volverá a Cali para rivalizar el 28 de junio con Catar, que a principios de 2019 se coronó campeona en Asia y que ya estuvo como invitada en la edición 2019 de la Copa América; y el 1° de junio chocará con Perú.

Pero también es cierto que, más allá del orden en que Venezuela enfrentará a sus rivales de la zona norte, hay otra lectura de lo que dejó el sorteo por la que sí debería considerarse -en parte- positivo: la Vinotinto jugará cuatro de sus cinco compromisos en Cali; es decir que en esa ciudad estará su base de concentración y trabajos, y que tan solo tendrá que hacer un desplazamiento (ida y vuelta) en la fase de grupos. Eso puede traducirse en una mejor recuperación entre partidos e incluso en alguna sesión de entrenamiento más que el rival.

Rafael Dudamel, líder del sueño vinotinto

 

Además, para el seleccionador Rafael Dudamel, desde lo personal, será como “jugar en casa”. Así mismo lo dijo en declaraciones a la prensa colombiana al finalizar la gala. El estratega ha hecho vida en suelo caleño, después de su exitoso paso como arquero del Deportivo Cali hace un par de décadas,  y sus buenas relaciones con las personalidades del balompié local, amén de su conocimiento del lugar, podrían llegar a representar alguna ventaja logística o de planificación para la expedición vinotinto.