El primer llamado de Peseiro: Sin sello particular

Carlos Domingues

Todo comienza de cero. Bueno, no todo. Solo comenzará desde el punto inicial el ciclo de José Peseiro al frente de la selección, porque de momento, no hay ninguna novedad en su primera convocatoria de cara al inicio de las eliminatorias mundialistas.

Como una plana que te manda a hacer la maestra en la escuela, los 39 nombres del llamado del portugués no contemplan novedad alguna con respecto a lo que manejaba Rafael Dudamel durante los últimos días de su ciclo, los mejores desde que asumió el mando. Un número elevado de futbolistas que seguramente tendrá un corte en días próximos, pero que pareciera ser la declaración del nuevo técnico acerca de con quienes contará en este nuevo proceso que será bastante largo y que irá hasta el final del ciclo eliminatorio o hasta una posible clasificación mundialista (Dios lea y el diablo se quede ciego), incluyendo una competencia como la Copa América que se jugará este mismo año.

Era lógico que no hiciera muchos cambios. El tiempo entre su designación y el estreno premundialista es muy corto y sin la vital oportunidad para hacer al menos un ensayo. Por esto, se esperaba que no variara en los nombres de los protagonistas y, por ende, parece que no variará en la propuesta futbolística. No hay que inventar, sobre todo si las últimas presentaciones se saldaron con victorias, buen fútbol y evidente superioridad sobre los rivales.

Sin embargo, lo que sí se esperaba era siquiera un toque personal de Peseiro en el llamado, algún nombre extra (fuera del súper universo de 39) que en estos dos meses haya marcado diferencia y el nuevo técnico haya querido incluir. Nada de eso. Al contrario, incluye nombres de futbolistas cuya referencia inmediata es dudosa porque no están activos, como Luis Manuel Seijas o Adalberto Peñaranda.

Sería irresponsable pensar que un técnico de su talla haya encargado a terceros este llamado, por lo que es preferible el beneficio de la duda y pensar que Peseiro no quiere cambiar nada de los que ya está. Y si está bien, ¿para qué modificarlo? No obstante, el acercamiento y la “visita” que hizo recientemente por Europa y Norteamérica no da evidencias que se haya acercado a los “menos” utilizados en los últimos procesos.

Quedan fuera de este llamado pocos nombres, ciertamente. Se la jugó por lo seguro, pero no está alguno relevante como Christian Cásseres Jr, que ha tenido un arranque de temporada tan bueno como el final de la campaña anterior, o Rubert Quijada, cuyas presentaciones en Alianza Lima han generado buenas sensaciones en Perú, después de ser el mejor futbolista en la temporada 2020 del fútbol nacional.

Yo veo esto (discutir la convocatoria) como buscarle las cinco patas al gato porque son 39 los seleccionados, un universo que en la realidad evidencia que no todos los de la lista están para la faena; falta ver en el próximo corte quiénes serán los escogidos. La única duda, la suspicacia, es si realmente Peseiro conoce lo que pueden ofrecer todos y cada uno de los que han formado parte de esta extensísima lista.

Ha querido librarse de cualquier crítica o mejor dicho, no cambiar nada. Cada paso que ha dado parece que se aparta de la polémica o el cambio. “¿Crees que podemos hacer un fútbol más ofensivo?”, le preguntó a Soteldo. Es quizá esas preguntas en la consulta con los protagonistas, que marcan la tendencia acerca de lo que quiere Peseiro de cara a un futuro inmediato. Por lo demás, hay que estar claros que no habrá mucho cambio, ni tampoco mucho qué modificar.