El panorama del lateral izquierdo vinotinto: un dolor de cabeza en el presente y una incertidumbre para el futuro inmediato

Juan Sifontes Sousa

Roberto Rosales, Rolf Feltscher y Luis Mago fueron las opciones de José Peseiro para el lateral izquierdo vinotinto en las primeras cuatro fechas del Premundial. Es de dominio público que Gabriel Cichero fue el último jugador que se asentó en ese puesto y desde que perdió su lugar en la selección nadie ha podido consolidarse, al punto de que dos derechos son los que más continuidad han tenido. En las siguientes líneas repasaremos cuál es el panorama de la posición en el presente y qué se avizora para el futuro inmediato.

Mago era la primera opción lógica para marzo, aunque el mes pasado había perdido el pulso por la titularidad en Universidad de Chile. Después de la salida del experimentado Jean Beausejour, el venezolano parece quedar nuevamente como dueño de la posición en su club, a pesar de que mucho se rumoró que la “U” buscaba otra carta en el mercado.

Rosales, por su parte, no goza de la continuidad que era su carta de presentación, pues apenas suma 535 minutos y cinco titularidades esta temporada con Leganés en la categoría de plata del fútbol español, mientras que Feltscher cerró un ciclo de dos años en la Major League Soccer y se mudó a Alemania, donde tiene regularidad, pero su club es colista de la segunda división y está prácticamente condenado al descenso.

¡Ojo! En el caso de Rosales y de Feltscher siempre hay que recordar que ambos son derechos y por la contingencia muchas veces jugaron a perfil cambiado en la selección durante el último lustro.

¿Qué otras opciones hay? En tiempos recientes varios laterales zurdos dieron el salto al exterior y sin duda son opciones a considerar. Miguel Navarro (22 años) disputará su segundo campaña en la MLS con Chicago Fire; el bimundialista José Rafael Hernández (23) aterrizó este semestre en Colombia paran defender los colores de La Equidad, pero una lesión lo ha limitado a solo tres partidos con el equipo asegurador; y Daniel Carrillo (25) ahora es jugador del KuPS de Finlandia, con el que ya participó en partidos de Copa.

Por otro lado están los futbolistas que hacen vida en el torneo local y que fueron citados al módulo de trabajo vinotinto a principios de marzo: Daniel Linarez (29) viene de dos muy buenas temporadas en Estudiantes de Mérida, sumando además unos cuantos partidos de rodaje internacional; Gabriel Benítez (27) no pudo jugar el pasado Torneo de Normalización, pero había entrado en la órbita de la selección a finales de 2019; y Yohan Cumana (25) salió campeón con Deportivo La Guaira, siendo un comodín para el técnico Daniel Farías, que supo sacarle provecho a sus características en el lateral izquierdo.

Oscar González (29) no pudo entrar en los planes para ser observado en directo por Peseiro porque el jugador de Monagas presentó complicaciones de salud, y un caso aparte es el de Bernardo Añor (32), quien también había estado en la órbita vinotinto entre 2018 y 2019 por su destacado rendimiento con la camiseta de Caracas, pero actualmente se encuentra sin contrato, entrenando con Portland Timbers en busca de una oportunidad para volver a la MLS.

Si hablamos de los más jóvenes, la suspensión del Mundial sub-20 parecía quitarles una importante vitrina a los chamos; sin embargo, la Conmebol todavía busca una forma para darle competencia a esa generación y en los trabajos de preparación de la Vinotinto juvenil, con Martín Carrillo a la cabeza, han sido considerados para el lateral izquierdo Michael Maldonado, David Guevara, Gabriel Reyes, Luis Valladares, Renné Rivas, Alejandro Naranjo y Joantony Carmona, mientras que en el exterior es monitoreado el caso de Marcos David Sánchez (17), jugador de la cantera del Atlético de Madrid.

Otro que se está formando en el exterior es Moises Tablante (19), quien se encuentra de pretemporada con el primer equipo de Orlando City, después de sus buenos registros con el filial en 2020.

Entonces, ¿cuál es la conclusión sobre el panorama del lateral izquierdo de la selección? Hay varias cartas para presente y futuro, pero al día de hoy ninguna parece tener la etiqueta de indiscutible. Disponer de los jugadores concentrados por seis o siete semanas desde finales de mayo entre eliminatoria y Copa América podría ser el contexto ideal para que Peseiro haga una apuesta firme.