El irrepetible Reverón y su arte conceptual

Beatríz Pellegrín

Hace 130 años nació en Caracas el artista plástico más importante de nuestro país del siglo XX, Armando Reveron (1889). A lo largo de su vida fue creando un estilo único expresado en casi 600 obras.

En las distintas etapas de Reverón, reflejó lo que iba viviendo. Su particular carácter y su irracionalidad, le ganó el seudónimo, el “Loco de Macuto”. Además, al contraer tifus a los 21 años, su personalidad se tornó cambiante y para algunos hasta esquizofrénica.

Pero la genialidad de Reverón no se limitó a la pintura, por lo que fue considerado el precursor del Arte Conceptual, del performance, del ensamblaje artístico, de la instalación y de la intervención en el arte.

Sus primeros años de formación fueron en España, entre Barcelona y Madrid, por lo que las creaciones de Goya influyeron en él. Estuvo un corto periodo en Paría para luego regresar a Venezuela. Se trasladó a La Guaira, lo llevó a aislarse y conectarse con un Reverón primitivo que veía arte en las cosas más sencillas.

En su honor en Venezuela se celebra cada 10 de mayo el Día Nacional del Artista Plástico, desde 1983 .

“La Cueva

Quienes han estudiado su legado, definen su arte en tres períodos: azul, blanco y sepia, ya que estás fueron las tonalidades que predominaron en sus creaciones en cada etapa creativa.

 

“Autorretrato con muñecas”

Del azul nos dejó “La Cueva”, “Figura bajo un uvero” y “Fiesta en Caraballeda”. Mientras que del Blanco su oleo “El Rancho”, es una pieza irrepetible. De su etapa sepia nos dejó “El Playón” y “Autorretrato con muñecas”, muñecas que fueron su fijación hasta el final de su vida.