El hombre del bastón esta de cumpleaños, Charles Chaplin

Beatríz Pellegrín

A 130 años de su nacimiento, el legado del actor, humorista, compositor, guionista y director, es referencia del primer cine. Con su papel de Charlot conocido como “el Vagabundo”, Charles Spencer, eclipsó la escena actoral con su destreza para llevar el mensaje con todas sus expresiones utilizando slapstick, mímica y otras formas de comedia visual, sin emitir palabras.

Lo que se hereda no se hurta. Los padres Charlie Chaplin, se desempeñaban como actores de music-hall. Su debut en la escena artística se produjo a corta edad cuando tan solo tenía cinco años, fue el reemplazo de su madre en una obra. A los 20 años ya había recorrido diversos países con la compañía teatral Fred Karno.

Con la película “Ganándose el pan” (1914), hizo su debut en el cine. Un mundo que comenzaba a ser de importancia para la humanidad, desde ese primer paso, logró protagonizar más de 30 cortometrajes.

Su capacidad de sensibilizar a través de la comedia, vivió su auge con los films “La quimera del oro” (1925), “Luces de la ciudad” (1931), “Tiempos modernos” (1935), considerados sus mejores films, junto al “El gran dictador” (1940).

El actor británico recibió el Oscar honorífico en 1928, y luego en 1972, nuevamente fue destacado por la Academia de las Artes Cinematográficas. El contenido contra la guerra y el capitalismo lo metió en algunos problemas políticos en Estados Unidos, por lo que le revocaron la visa, acusado de comunista.

Sir Charles, le fue otorgada la Orden del Imperio Británico, en 1975 por la reina Isabel. Consiguió dejar una huella imborrable en el séptimo arte, mientras en su vida personal vivía intensamente por lo que se casó cuatro veces y tuvo infinidad de romances. De sus 11 hijos, Josephine, Sydney y Geraldine, le siguieron los pasos al incursionar en el mundo artístico.

Murió una Navidad, de 1977 en Suiza, país que adoptó tras su salida de Estados Unidos. La demencia senil fue colapsando su cuerpo y limitando su desenvolvimiento.