El extraordinario viaje de las mariposas monarca

Informativo TLT

Forman racimos de belleza liviana y frágil en las ramas de los árboles. Millones de mariposas monarca llegaron a México para pasar el invierno, tras protagonizar una de las migraciones más extraordinarias del reino animal.

Estos pequeños insectos, de apenas medio gramo de peso, son capaces de llevar a cabo una travesía de ida y vuelta desde el oeste de las Rocosas canadienses hasta estas tierras mexicanas. Llegan sin brújula y sin que nadie sepa qué guía su camino, pues nunca antes han estado aquí y nunca volverán. Según una creencia popular muy mexicana, las mariposas monarca vienen para visitar a sus muertos.

La mariposa monarca se reproduce en el sur de Canadá y gran parte de Estados Unidos durante la primavera y el verano. En agosto inician la gran migración, un arduo viaje hasta alcanzar el centro de México a mediados de noviembre. En 1996 se calcula que mil millones de mariposas emigraban cada año. Menos de 25 años después, esa cifra ha caído hasta los 35 millones pese a las medidas de protección.

Sus principales enemigos son los herbicidas destinados a los cultivos transgénicos de maíz, algodón y soja en Estados Unidos, que están acabando con los algodoncillos de los que depende la supervivencia de estas mariposas viajeras.

Con información de Agencias
Foto: Archivo