El Cáncer, una lucha que no se detiene

Beatríz Pellegrín

Según la Organización Mundial de la Salud, el Cáncer sigue siendo la segunda causa de muerte en el mundo, por lo que el reto de lograr la erradicación de esta enfermedad, se mantiene en médicos y científicos. Esta afección no discrimina,  se presenta en persona de todas las edades, con mayor incidencia en países con menos recursos: “Cerca del 70% de las muertes por cáncer se registran en países de ingresos medios y bajos”.

Cada 4 de febrero, se ratifica la lucha contra esta afección que se presenta en las células generando tejidos precancerosos, que, de no ser detectado y atacado, produce tumores malignos que van deteriorando el organismo del paciente. Solo en 2015, causó la muerte de 8, 8 millones de personas, estas cifras nos ponen en contexto sobre el monstruo contra el que se lucha, y que de solo mencionarlo, hace que aparezca el miedo a la muerte en los pacientes y sus familiares.

El tabaquismo, es el principal causante de cáncer.

Una de cada seis muertes en el mundo es causada por el Cáncer, siendo el pulmonar el que ha registrado mayor cantidad de decesos, con un millón y medio de muertes. Sin embargo, los especialistas de la salud, creen que un pronostico temprano otorga una ventaja enorme al afectado, para luchar por su vida y lograr su sanación.

Los tratamientos varían según la ubicación del cáncer, la edad y el tamaño del tumor. Hay casos en los que se les aplica radioterapia para ir disminuyendo el tamaño, los ciclos de quimioterapia, también contribuyen en la curación. Mientras que las cirugías son indicadas cuando los oncólogos determinan, tras los exámenes pertinentes, que no corre riesgo al extraer el tumor.

Factores que inciden en su aparición
Si bien en la actualidad las rutinas humanas se han acelerado, la OMS y el World Cancer Research Fund International, centra su atención en el estilo de vida y los exceos: consumo de tabaco y de alcohol,  mala alimentación y la inactividad física. Además, la vejez es un factor que permite la aparición de esta afección, si el organismo se encuentra deteriorado.

Una buena alimentación puede disminuir los factores que estimulan el cáncer.

Pero no solo las costumbres de vida inciden. El 15% de los casos presentados en 2012, estuvieron relacionados con infecciones por Helicobacter pylori – que suele infectar el estómago, causan dolor abdominal y complicaciones en el colon y. Asimismo, ocurre con el virus del papiloma humano, los virus de la hepatitis B y de la hepatitis C y el virus de Epstein-Barr3, que suelen ser determinantes en la aparición del cáncer en el cuello uterino, el hígado, el colon.

Reducir la cantidad de muertes por esta enfermedad no solo es el objetivo de la Organización Mundial de la Salud, sino de las Naciones Unidas,  quienes para 2030, trabajan por frenar las muertes que se estima se ubiquen en 13 millones. En 2018, se registraron 18,1 millones, esta cifra podría multiplicarse para 2040, causando casi 30.000.000 de nuevos casos.

Con Información de Agencias
Foto: Archivo