Día de la Concienciación sobre el Autismo, un trastorno en aumento

Beatríz Pellegrín

Están en un mundo aparte”, esta es una frase que define sin explicaciones muy técnicas al autismo. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), esa desconexión del entorno, es definido como un Trastorno del Espectro Autista (TEA), que afecta las habilidades interacción social, comunicación y lenguaje de la persona.

Las Naciones Unidas, en Asamblea General determinaron que las personas con autismo merecen inclusión e igualdad, es por ello que determinaron que el 2 de abril es el Día Mundial para la concienciación de esta afección. En 2015, la ONU en su plan de desarrollo 2030, determinó que se debe garantizar a las personas con este trastorno: “el acceso a las tecnologías de apoyo asequibles es indispensable para poder ejercer sus derechos humanos básicos (…)”.

Primeros casos
Determinar los primeros casos fue un reto para la comunidad médica. Niños con los síntomas de autismo- que no era una afección definida en ningún libro- eran referidos a instituciones psiquiátrica y olvidados allí como si no tuvieran solución; sin embargo, hay un registro particular en Estados Unidos, de un niño llamado Donald, hijo de Beamon y Mary Triplett, nacido en Baltimore, en 1933, quien es tomado como el primer caso de autismo.

Según refleja artículo de BBC, los padres de Donald no lograban conexión con él, lo llevaron a una institución, pero se negaron a olvidarlo, iban constantemente a verlo, hasta que decidieron buscar respuestas en casa y lo llevaron de regreso .

Donald logró desarrollarse intelectualmente y tener amigos.

Hubo un especialista que analizó a Donald y empezó a determinar lo que ocurría, pero principalmente su familia fue su gran respaldo, sus padres elaboraron formas de comunicación para comprenderlo y que lograra desarrollarse. Hoy esta vivo, jubilado con 82 años, fue a la universidad y vive en su casa natal.

Va en aumento
Y es que, en el Autismo, es primordial el apoyo familiar, el abordaje correcto, la educación para que logren el desarrollo de sus capacidades con instituciones que aborden cada caso, que no posee la misma intensidad.

Según cifras de las OSM, 1 de cada 160 niños presenta Trastorno del Espectro Autista (TEA). En su información el ente de la salud en el mundo, echa por tierra los datos que erróneamente indicaban que las vacunas incidían en el Autismo. Pero las cifras van en aumento, la razón, una mejor “concienciación en la sociedad y mejores herramientas de diagnóstico”.

OSM descarta a las vacunas como causa de Autismo.

Y aunque no hay una causa definida, los científicos sin indican que hay factores genéticos y ambientales que pueden ser responsables de su aparición. Determinarla lleva de un estudio de observación y seguimiento, ya que no existe pruebas de sangre que la indiquen. Puede presentarse en la infancia y permanecer hasta adolescencia e incluso hasta la adultez.

Entre los primeros rasgos que pude presentar un infante de 12 meses que puede resultar sospechoso están: la ausencia de balbuceo, falta de gestos como saludar con la mano o señalar para pedir alguna cosa o mostrar objetos.

Foto de Portal CLINIC

Ya entrados los 18 meses, puede indicar la presencia de TEA, si el niño no dice palabras sencillas, no responde a su nombre, presenta un uso limitado o disminuido del contacto visual y otras características que lo hacen cerrarse al mundo. Si nota algunos de esos síntomas no dude de hablarlo con los médicos y buscar un especialista en el área.