Deportivo Táchira cerró la ronda regular con brillo de Libertadores

Deportes TLT

Fue un cierre casi perfecto el obtenido por el cuadro Deportivo Táchira al culminar la ronda regular del torneo clausura 2019 cumpliendo el objetivo trazado a inicio de campaña, lo cual era volver al cuadro atigrado a una competencia internacional dejando conclusiones y valoraciones muy significativas para un proyecto que apenas comienza, pero que muestra credenciales de desarrollo y evolución.

La palabra que más se escucha en el mundo Táchira desde hace muchísimo tiempo, bien o mal interpretada es “proyecto”; pero dicho término en cualquier liga del mundo logra trascender o mantenerse en el tiempo si obtiene la dicha con trabajo de conseguir resultados inmediatos, de lo contrario cualquier proyecto por muy interesante que parezca se termina desvirtuando por la desesperación, la falta de convicción, y sobre todo por la turbulencia de responsabilidades y obligaciones que no logran ser canalizadas con sapiencia e inteligencia. Como en cualquier rubro de la vida, esto pasa cuando se traza un proceso para emprender un proyecto.

Juan Domingo Tolisano, el líder de un proyecto que luce sólido

La forma como concluyó la ronda regular esta versión del Deportivo Táchira tiene muchos ítems para subrayar e informar. Fue fundamental la manera como se conjugó la inspiración individual con el trabajo colectivo, la administración justa de titulares y suplentes para entender con claridad por qué unos se ganaron el puesto y por qué otros lo perdieron y por supuesto, la clave de todo, un cuerpo técnico  con un discurso sólido, sin tanto verso pero sí conociendo a la perfección lo que se vive día a día en la plaza, asumiendo desde el primer instante toda la presión del hincha que sin duda es 100% pasional. No se puede dejar a un lado la permanente exigencia de los medios de comunicación y de igual manera, lo importante que fue concentrar las energías en manejar  un grupo de jugadores que vive con enormes exigencias, pero comprometidos jornada tras jornada, dejando la sensación de equipo sólido, unido y con convicción de ir por más.

Comienza una nueva Liguilla para el cuadro andino, en esta ocasión con el título de favorito, pero también con la enorme interrogante: ¿Ésta podrá ser?. Es vital encontrar la manera de canalizar el sabor dulce de obtener en sus manos una asegurada participación en la venidera Copa Libertadores de América 2020 (Fase pre-clasificatoria) para mantener la exigencia, los pies en la tierra y la línea ascendente de rendimiento. Estímulos existen, pero en una llave definitoria cualquier cosa puede ocurrir y los favoritismos pasan a un segundo plano en una llave de 180 minutos en los cuales los detalles terminan marcando gigantes diferencias cuando la realidad es que todo comienza de cero.

Cada partido tiene su historia pero se acercan los duelos de mayor responsabilidad. En el fútbol cuando se asoma la palabra responsabilidad, se aglomeran factores determinantes como la historia, qué tan claros están los objetivos, las necesidades de la institución, lo que involucra lo hecho hasta los momentos en el semestre y la conciencia de lo que significa su próximo rival, Metropolitanos FC. Un rival regular que supo mantenerse en dos competiciones de manera simultánea y que a pesar de que es su primera ocasión en estas instancias, es de las escuadras más verticales que tiene el país, con fortaleza defensiva y peligrosidad en ataque representada por su juventud que refleja frescura en muchos nombres y los cuales utiliza con gran capacidad para obtener resultados y gozar en estos momentos de un grado de motivación bastante alto, situación que el Deportivo Táchira debe respetar.

El cuadro aurinegro aseguró Libertadores y ahora va por un nuevo título

Por su parte, el estratega del aurinegro espera estos días previos contar con el atacante Juan García Reyes y así afrontar la instancia decisiva de la Liga FUTVE con la totalidad del plantel. En el fútbol se puede tener una mala tarde, seguramente algún mal partido tal como ocurrió en Copa Venezuela ante Zamora FC en Pueblo Nuevo; pero en esta ocasión sabe el poderoso andino que nuevamente son 180 minutos y con el plus de cerrar en casa. Por esto difícilmente el aurinegro tenga mal dos partidos y mucho menos dos partidos seguidos, y no es una opinión con camiseta, es estadística con concepto.

Por: Manolo Dávila Salas (@LaTeleTuya)