De Liga de retiro a crecimiento desmedido

Miguel Santana

En 1975, Pelé sorprendió al mundo con una inolvidable decisión. La máxima estrella de Brasil y para muchos el mejor jugador en la historia del fútbol, con tres Copas del Mundo en su haber y un montón de récords vistiendo la franela del Santos, se mudó a la Gran Manzana. ¿A cambio de qué? Cuatro millones y medio de dólares libres de impuestos. ¿Y para qué? Para darle vida a la entonces naciente NASL de Estados Unidos. New York Cosmos fue la nueva casa del rey. Esa fue la primera vez que el marcado estadounidense dio un golpe sobre la mesa, llevándose a alguien que consigo traía todos los reflectores del planeta.

Jugó tres temporadas y ganó la liga en dos ocasiones. Pero eso no fue todo, ya que su arribo al país norteamericano, dejó un legado en generaciones posteriores, quienes se atrevieron a caminar con dirección al cambio. Franz Beckenbauer, Carlos Alberto, Johan Cruyff y Giorgio Chinaglia siguieron sus pasos. Todos, por cuantiosas sumas de dinero y con la misión de enseñar a los jugadores oriundos de aquel país. La intención era que el fútbol estadounidense creciera a partir del arribo de grandes ídolos. Y por aquellas épocas, no se logró el objetivo con la rapidez deseada. Hubo que esperar algún tiempo, construyendo sobre bases sólidas.

Cuando Pelé y Beckenbauer se unieron | Gol Fantasma

El 17 de diciembre de 1993, previo a la organización del Mundial USA 1994, nació la MLS. Todo, pensando en hacer que el deporte más practicado en el mundo ganase espacio en dicha zona, sabiendo que no era precisamente un fuerte con acento inglés en América. Desde entonces, 20 estrellas mundiales se han hecho sentir, con David Beckham como principal exponente, sin olvidarse de Zlatan Ibrahimovic, Andrea Pirlo, Thierry Henry, Hugo Sánchez, Steven Gerrard, Didier Drogba, Kaká, Frank Lampard, Bastian Schweinsteiger, Wayne Ronney, David Villa, Alessandro Nesta, Rafa Márquez, Carlos Valderrama, Cuauhtémoc Blanco, Robbie Keane, Fredrik Ljunberg, Juan Pablo Ángel y Javier Hernández.

Tanta inversión, comenzó a traducirse en resultados positivos desde muchos ángulos. Como competición y negocio, la Major League Soccer no para de crecer, y dentro de tres años, tendrá 30 equipos. Recientemente, aparecieron en escena Inter Miami, Nashville SC y Austin. Pronto, lo harán Charlotte, San Luis y Sacramento. En 2006, eran solo 12 conjuntos.

Tras el adiós de Pirlo y Kaká, recordamos a 5 otros cracks que tampoco ganaron la Copa MLS | Deportes MLS | TUDN Univision

La gran pregunta es: ¿por qué esta Liga ha crecido tanto? Primero, cuando daba sus primeros pasos, muchos de los dueños de equipos también son propietarios de escuadras que hacen vida en la NFL, lo que significó un importante plus para atraer nuevos seguidores a través de importantes estrategias de mercadeo. Un ejemplo claro de ello es el empresario Robert Kraft, quien está al frente de los New England Patriors y a su vez, New England Revolution, pionero del certamen deportivo americano. En su momento, Joe Mansueto, fundador de la firma experta en inversiones Morningstar, pagó a la franqucia del Chicago Fire la suma de 420 millones de dólares, haciendo ver que el negocio del soccer es sumamente atractivo. Los grandes acuerdos comerciales que se han mantenido con marcas como Adidas, que viste a todos los equipos agremiados desde 2004, con una inversión de 15 millones de dólares anuales, demuestra la relevancia adquirida en el tiempo. Conforme transcurren los años, también se ha ido incrementando la calidad deportiva. Se trata de un proyecto sostenido, con fuerza en cada uno de los aspectos fundamentales para hacer de esto algo súper rentable.

Ha sido tal el éxito alcanzado en los últimos calendarios, que incluso, desde Estados Unidos, se han exportado grandes talentos a importantes Ligas del mundo. En Alemania se hace sentir con fuerza Giovanni Reyna, hombre del Borussia Dortmund y con pasado formativo en América del Norte; ni hablar de Alphonso Davies, talentoso lateral del Bayern Múnich y exjugador de Vancouver Whitecaps; Tyler Adams, antes en New York Red Bulls y ahora en Leipzig. Todo va mucho más allá de lo que una vez antes fue: una liga para tipos retirados.

Alphonso Davies jugador de la semana 15 en la MLS - AS USA

Tiene que ver esto, entre otras cosas, por la solidez económica que respalda al campeonato, con proyectos sostenidos en el tiempo y que no han mermado en su fuerza a pesar de la difícil realidad económica que confronta el mundo. Cuando la Liga China expiró y Europa vive horas bajas, en Estados Unidos continúan trabajando para sostener ese nivel. Más que un destino sólido en lo económico, ir a la MLS significa competir a un ritmo llamativo.

Para Venezuela, la principal referencia en Josef Martínez, quien luego de ver acción en Europa, abanderó al Atlanta United desde sus primeros partidos, hasta ser considerado uno de los jugadores más importantes en la historia del club. Sus goles han hecho felices a toda una afición que lo conoce y respeta en cada rincón de Georgia. Este año, 18 criollos ven acción en EEUU, incluido el exitoso estratega Gio Savarese, cuyo nombre ha tomado fuerza debido a las buenas actuaciones recientes de su equipo, Portland Timbers, campeón en 2020.

No es de extrañarse que a las barras y las estrellas, comiencen a llegar nuevos astros. Ya dejó de ser una zona para retirados y se convirtió en patio de auténticos jugadores con calidad. Tal vez no sea en lo inmediato, pero el futuro del balompié, al menos a mediano plazo, está en la vía del tío Sam.