Cinco décadas han pasado de la muerte del ilustre novelista, Rómulo Gallegos

Beatríz Pellegrín

Cinco décadas han pasado desde que el escritor y político venezolano Rómulo Gallegos, dejó su vida física para vivir en sus obras.

El caraqueño quien desde muy joven mostró su capacidad intelectual, no dudó en impartirla como educador en las primeras escuelas del país como el Liceo Federal de Barcelona (Venezuela), la Escuela Normal de Caracas y el Liceo “Andrés Bello”, ubicado en la Capital.

Tras recibir el título de bachiller (1902), comenzó sus estudios de abogacía en la Universidad Central de Venezuela, sin embargo, los abandonó tres años después para empezar a trabajar, sin abandonar un minuto sus escritos.

Funda junto a otros destacados escritores la revista Alborada (1909), y progresa en la escritura de cuentos entre los que destaca“Los Aventureros” (1913). Así fue dando pasos hasta concebir su primera novela titulada “El Último Solar” (1920).

El auge de su pluma
La ágil pluma de Gallegos, no era condescendiente con el entorno político que vivía Venezuela durante el gobierno de Juan Vicente Gómez, por lo que su segundo libro “El Forastero”, fue publicado dos décadas, tras la muerte de Gómez.

“La Rebelión” (1922), “La Trepadora” (1925), novelas que mostraban dificultades que enfrentaba la sociedad venezolana entorno al color de piel, el estatus social y como los protagonistas buscan cambiar radicalmente sus destinos tácitos.

Pero sin duda con “Doña Barbara” (1929), le valió el prestigio al ser reconocida como una de las mejores obras escritas en Latinoamérica. Éxito que llegó de la mano del exilio, al no asumir el cargo de embajador de Apure que el benemérito le otorgó. El popular libro ha sido la más popular de sus creaciones traducida a inglés, francés, ruso, italiano, esperanto, entre otros.

Padre del voto
Su carrera política vino de la mano con su regreso al país al convertirse en Ministro de Educación de Eleazar López Contreras. Es retratado en la historia de Venezuela como padre de la democracia al ser electo como presidente en 1947, a través del voto universal y secreto.

Asumió la presidencia de Venezuela en 1948

 

Su permanencia en las riendas de Venezuela fue corta, escasos ocho meses de 1948 duró hasta que fue derrocado por Carlos Delgado Chalbaud, sin embargo, sus pensamientos y convicción política no dejaron de estar presente pese a no volver a participar en ella.

Fue el primer presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde trabajó de 1960 a 1963, seis años luego murió a los 84 años en su natal Caracas.