Catedral de Londres instala tobogán en el altar para enseñar la Biblia

Beatríz Pellegrín

La catedral de Norwich localidad ubicada a unos 190 km al noreste de Londres, decidió instalar un tobogán en el templo para que la gente pudiera tener un panorama diferente del interior de la edificación medieval.

La instalación de la atracción de 16,7 metros de altura dentro de la catedral ocasionó protestas en contra de este montaje dentro de un lugar sagrado. A las críticas la directiva de la catedral respondió que todo se trataba de una manera creativa de compartir la historia de la Biblia.

Les tomó dos días a cuatro personas construir la atracción de 16,7 metros de altura dentro de la catedral del período normando.

La catedral dijo que la estructura le permitía a la gente ver de cerca los florones y otras figuras talladas en la bóveda medieval, considerados como el mayor despliegue de este tipo de detalle arquitectónico en el mundo.

El doctor Ashenden, obispo misionero de la Iglesia Cristiana Episcopal, dijo que el clero de la catedral de Norwich había sido “poco profesional” y que había “cometido un error sobre la función de una catedral”.

El reverendo canónigo Andy Bryant, de la catedral de Norwich, reconoció que la gente se sorprendería de ver el tobogán.

Pero dijo que, además de destacar la bóveda, era “parte de la misión de la catedral de compartir la historia de la Biblia” y que esta era una “manera creativa e innovadora de hacer eso”.

La catedral de Norwich no es el primer lugar de culto en utilizar métodos poco convencionales para atraer al público.

Con información de Agencias

Foto: Archivo