Brahim y Tonali, las dos nuevas perlas del Milan de Maldini

Deportes TLT

Redacción: Fabrizio Cuzzola (@FabriCuzzo22)

El A.C. Milan sigue preparándose arduamente para la temporada 2020/21. Luego de cerrar la temporada pasada con un paso casi perfecto, en el que no perdieron luego de la pausa por el COVID-19, el equipo dirigido técnicamente por Stefano Pioli parece haber encontrado un camino de regularidad y gracias a la gran gestión de mercado de Paolo Maldini están a punto de cerrar dos fichajes claves para sus aspiraciones deportivas: Brahim Díaz y Sandro Tonali.

Efecto Maldini

Paolo Maldini es el director general del A.C. Milan. Luego de una gran pasantía como jugador y varias negativas a integrar la directiva, la llegada de Elliot le dio al eterno dorsal ‘3’ rossonero la confianza necesaria para asumir este puesto. Desde entonces, Theo Hernández y Ante Rebic fueron bajo su gestión fichajes fundamentales para que la temporada pasada el Milan lograra revalidar su cupo entre los puestos de competiciones europeas.

Este año llega de Ibiza con la ficha de Brahim Díaz bajo el brazo: según informan periodistas como Fabrizio Romano, el acuerdo con el español de 21 años parece estar cerrado: un préstamo con opción de compra para los rossoneros y opción de recompra para el Real Madrid sería el acuerdo que llevaría al joven volante ofensivo a San Siro, para ocupar el puesto de extremo derecho que hasta ahora no ha conseguido a un jugador fijo entre Samu Castillejo y Alexis Saelemakers.

Sin embargo, la novedad del mercado fue la llegada de Sandro Tonali. Luego de que todo apuntara a que la joven perla italiana iría al Inter de Milán, la oportuna entrada en las negociaciones de Maldini y el cambio de objetivo que se planteó el Inter para su medular llevarán al jugador a vestirse de rojinegro, en un préstamo de 10 millones de euros con opción de compra 15 millones más. Además, se plantean otros 10 ‘kilos’ en posibles bonos y el 10% de una futura venta para el Brescia Calcio.

De esta forma, se siente por primera vez en mucho tiempo un aura de tranquilidad en Milán, pensando en el futuro de un cuadro que necesitaba profundidad para poder aspirar a trascender en la Europa League y obtener el boleto a la Champions del 2021.