A 567 años del nacimiento de Da Vinci, no deja de tener secretos

Beatríz Pellegrín

Hace 567 años nació en un pueblo italiano Leonardo di Ser Piero, mejor conocido como Leonardo Da Vinci. El italiano tomó el nombre de su lugar de origen como apellido, pese a los siglos desde su llegada al mundo, su obra vive en el conocimiento histórico de la humanidad.

Recientemente estudios revelaron que era ambidiestro y en el Día Internacional del Arte, descubren nuevos secretos de “La Última Cena”.

Elisabetta Sangalli, es una historiadora italiana que asegura haber encontrado un nuevo secreto en la pintura de “La Última Cena” en torno a las piedras preciosas que adornan las ropas de Jesucristo y los apóstoles que lo acompañan.

El popular cuadro, “La Última Cena”, replicas adorna innumerables hogares en el mundo siempre ha sido analizado desatando teorías de conspiración relativas al origen del cristianismo, como es el caso del Código Da Vinci de Dan Brown.

En el libro “Leonardo e le dodici pietre del Paradiso”, Sangalli revela que los prendedores utilizados por Jesús y los discípulos en sus ropas tienen un significado. A Cristo lo pintó con una esmeralda sobre  el pecho que para la autora representa: “una piedra portadora de paz y símbolo del renacimiento y que hasta la Edad Media se relacionaba con la regeneración“.

El libro detalla el posible significado de cada una de las gemas, que presume la escritora es un menajes de Da Vinci.

La investigadora indica que cada discípulo exhibe piedras de distintas denominaciones en un número total de ocho. A San Juan le fue pintado un “yahalom”, palabra hebrea para designar a los diamantes, a San Andrés un zafiro que representa la Ciudad Celeste del Apocalipsis.

Según la historiadora, Da Vinci pintó el lienzo dándole: “una interpretación personal a cada gema y asociándolas a los asistentes según los carismas propios de cada uno“,
Y así son las obras del genio del arte, siempre codifico cada trazo, dejando huellas de mensajes, que aún son de la interpretación de la humanidad.

Lo verdaderamente cierto, es que la genialidad de Leonardo, esta en cada uno de los detalles que dejó como mensaje casi secreto en cada una de sus obras.