Jhon Misael Riascos, el desconocido conocido del FUTVE

Fabiola CondeDeportes, Fútbol

Jhon Misael Riascos en América de Cali

En América de Cali los “venezolanos” están de moda. Fernando Aristeguieta acumula 7 goles en apenas 5 encuentros y Carlos Sierra, con pasado por nuestro balompié, es figura del cuadro escarlata. En el banquillo aguarda la oportunidad un rapidísimo punta que proviene del fútbol árabe, su nombre es Jhon Misael Riascos. Muy pocos, quizá apenas sus compañeros de equipo y alguien en twitter que aseguraba que había pasado por el equipo policial (como me enteré de esta peculiar historia), recordaba su paso por el balompié venezolano.

En internet no existe algún registro, ficha o planilla que asocie a Riascos con el fútbol criollo, sí lo siguiente: debutó en primera división del vecino país en 2011 y “reapareció en el fútbol profesional casi 4 años después”, en 2015.

Este “limbo” en la carrera del delantero tiene un nombre: segunda división de Venezuela. Más específico: el pintoresco y extinto Policia de Lara F.C. donde varios funcionarios públicos llegaron luchar por el ascenso junto a Tucanes de Amazonas o Carabobo F.C. “Por ahí tuve un amigo que me llamó y por eso llegué allá”, se atrevió a decir.

Nadie advirtió el talento de un jugador que fue vendido del Boyacá Chicó al Al Battin de Arabia Saudita por casi medio millón de dólares. Un diamante que Venezuela no supo pulir, ni potenciar. ¿Imaginan ustedes que algún jugador que haga vida en la categoría de plata pueda ser vendido por aquella cantidad de dinero al fútbol asiático? Muchos de los destacados en Primera División nisiquiera llegan a esa cantidad.

Carlos Bacca en Minerven

Riascos se une a un puñado de delanteros que pudieron haber sido aprovechados mejor en nuestro fútbol, su éxito, posterior al fútbol venezolano, así lo demuestra. Carlos Bacca, estuvo en Minervén de segunda división y luego pasó por Sevilla (campeón de Europa League), AC Milan y estuvo en los mundiales 2014 y 2018 con la selección cafetera. Adrián Ramos recaló en Trujillanos F.C. y después fue goleador de la Bundesliga. Duvier Riascos jugó año y medio en un Estudiantes de Mérida que peleaba la permanencia y luego destacó en México y Brasil. Lucas Viatri fue prácticamente nulo en UAM y posteriormente goleador en Boca Juniors y Peñarol. Fabián Bordagaray diambuló en Caracas y pasó a ser goleador de la liga de Argentina con Defensa y Justicia casi de inmediato. Más allá de haber destacado más o menos en el fútbol venezolano, no llegaron a ser aquel jugador rutilante y estrella de nuestra liga. Talento hay, ¿faltará trabajarlo mejor? ¿Pasará lo mismo con talento venezolano que luego no tiene a donde “volver”?