Flores, rezos y baile en el culto a los cráneos en Bolivia

Fabiola Conde Informativo TLT

Cada 8 de noviembre los bolivianos les rinden culto a estos cráneos, a los que llaman “ñatitas”, en el cierre de las celebraciones a los muertos que comienzan en el primer día del mes.

Según la tradición, los cráneos deben ser de gente desconocida, por lo que muchas personas los recogen de entre las pilas de huesos de difuntos olvidados que se amontonan en el cementerio. Sin embargo, algunos bolivianos usan los de parientes lejanos.

A las “ñatitas” -palabra que en aymara significa “chata” o “sin nariz”-, los devotos les atribuyen la misión de cuidar su vivienda y cumplirles favores.

La mayoría de los creyentes de este culto proviene de la zona andina alta de Bolivia y aunque la Iglesia católica no respalda la celebración, la capilla del cementerio general permanece abierta y en sus esquinas siempre hay recipientes con agua bendita para la celebración.

Informativo TLT/con información de agencias
Foto: AP