Estudiantes: este es el semestre

Alba PenaDeportes, Fútbol, Futve

Por: Miguel Santana (@santanadeportes)

 

Por su resurgir, Monagas ha sido hasta ahora el equipo del Clausura. Teniendo en cuenta las plantillas que ostentan, tanto Deportivo Táchira como Lara están obligados a asumir puestos vanguardistas del campeonato, pero sin lugar a dudas, lo de Estudiantes de Mérida es considerable. El ascenso deportivo de la institución andina es altamente ponderable, y que nadie dude de las aspiraciones que tienen en la Ciudad de los Caballeros. Con una identidad de juego que exhibe calidad, toques precisos y firmes llegadas al arco, Martín Eugenio Brignani enseñó a sus pupilos lo aprendido en la cancha. Ha regresado, convertido en 18 elementos por jornada. Ganar en Pueblo Nuevo, sumar en Cabudare, y hacer lo propio en Valera, da a entender que están para algo grande.

A falta de un paso para pisar con fuerza, en los senderos rojinegros siempre un monarca se ha atravesado. Pero es momento de aprender, para no cometer los errores del pasado pisado. Alejandro Araque maduró como guardavalla, Cristian Rivas garantiza entrega en zona defensiva, Jeisson Palacios es un guardián de la zaga, “Pulga” Gómez se ha hecho inmenso, y Luis ha construido un Castillo a punta de goles. Es un combinado que tiene todo lo necesario para trascender. 11 son uno.

Un Estado por naturaleza futbolero, en su momento referencia para el balompié venezolano, necesitaba ser testigo del renacer rojiblanco. Aquel Estudiantes de Libertadores, con juego ilustre sobre cada escenario, dejó una huella imborrable, para que esta nueva versión intente transitar el camino de un gigante por mucho tiempo adormecido. Es momento de creer en un cetro que a base de entrega se puede crear. En dicha zona del país lo necesitan. Cada corazón lo anhela con todo.

Si Estudiantes quiere el título, deberá ser implacable en la defensa de su tesis. Tendrá que hacerse inmenso en la Liguilla, entendiendo que aquí y ahora, es momento de avanzar. La sequía tendrá un punto final, no sin antes librar una lucha que los invitará a superarse cada vez más. En Mérida quieren preparase para el éxito, con los pies sobre la tierra, y una familia que nunca se rinde.