El dilema de los Lakers y LeBron

Vanessa FereiraBaloncesto, Deportes, NBA

El 2 julio del pasado año se dio a conocer que el mejor jugador de baloncesto de la actualidad, Lebron James, se uniría a Los Angeles Lakers, uno de los históricos de la NBA, que vivía horas bajas.

James se uniría a los Lonzo Ball, Brandon Ingram, Kyle Kuzma, Ivica Zubac, jóvenes destacados en la cancha, a los que les faltaba un líder para aspirar a llegar lejos en los playoffs, siempre pensando en playoffs, no quedar entre los mejores ocho de la conferencia del oeste sería un evidente fracaso.

Hoy, ya en el último cuarto de temporada, los de púrpura y oro se encuentran en la onceava posición, a siete juegos de diferencia de la última casilla de clasificación. He aquí el dilema. ¿Conviene seguir luchando y quedar lo más arriba posible? O por el contrario, quedar entre los últimos cuatro equipos (actualmente es el quinto con peor récord) para tener más posibilidades de tener una de las primera elecciones del draft de este año (fenómeno del ‘tanking’, muy criticado y negado por la misma NBA, que consiste en perder “a propósito”) ¿con qué fin?

De los 30 equipos de la NBA, 14 quedan fuera de la post temporada (si la temporada finalizara hoy, los Lakers serían uno de ellos). Se realiza un sorteo con estos conjuntos y depende el orden que quede eligen en el Draft (donde ingresan los nuevos jugadores a la liga). Mientras más abajo quedes en la tabla de posiciones, más posibilidades tienes de conseguir la primera elección del draft. Los peores tres records son los que tienen más probabiliades de lograrlo.

A falta de 17 compromisos por cumplirse, a 7 de diferencia de la última casilla de playoffs, pero a tan sólo tres de uno de los peores records de la conferencia, que aumentan su posibilidad de tener una estrella #1 como en su momento lo fueron Shaquille O’Neal, Lebron James o Kyrie Irving. ¿Conviene perder para poder tener la posibilidad de elegir a una estrella universitaria como Zion Williamson o R.J. Barrett de Duke? aunado a alguna contratación de renombre para la siguiente temporada como Anthony Davis, o por el contrario, ¿Es una vergüenza y fracaso que el equipo con el mejor jugador de la liga comience a perder a propósito y abandone la competición antes que termine?