La noche en la que Miguel Cabrera tocó el cielo en Kansas

Mafer Lucena Beisbol, Deportes, MLB

Tal día como hoy se cumplen 6 años de la historia Triple Corona de Bateo de Miguel Cabrera en MLB

 

Por: Fryddmar Álvarez / @Fryddmar

“Este es el cielo? , No es Iowa…”. Este diálogo se desprende de la inolvidable película “Field of Dreams” (Campo de Sueños) de 1989, cuando el padre del protagonista John Kingsella le pregunta a su hijo Ray , inmoratalizado por Kevin Costner si el campo en donde por fin jugaban era el paraíso. Algo parecido debió preguntarse Miguel Cabrera hace 6 años en su trayecto desde la tercera hacia el dugout en Kansas City.

4 de octubre de 2012, estadio Kuaffman de Kansas City, el para entonces mánager de los Tigres de Detroit, Jim Leyland le hace una seña desde el dugout de la izquierda al principal de esa noche, el veterano Mike Winters para pedirle tiempo y notificarle el cambio, era la parte baja del 4to capítulo con un par de outs el árbitro hacia la seña de tiempo, el encuentro que estaba 0-0 se detuvo, era el momento preciso antes de cerrar la entrada y jugar la parte alta del 5to que significaría el último tramo para el juego legal, el gesto de Leyland tenía doble intención, no solo tributar a una de las hazañas más grandes del deporte en su historia con la ovación entera del estadio, sino también si el compromiso por alguna razón se interrumpía y no concluía,  las estadísticas no serían legales para el jugador que salga antes de ese trecho, sencillamente genio el veterano manager. Pero no hizo falta, el jugador por salir lo señalo con su mano izquierda haciendo un 5 extendiendo todos sus dedos, no había duda, era el antesalista Miguel Cabrera.

Como se esperaba, la nobleza del béisbol se impuso ante cualquier condición de home club o visitante, y las 30.383 almas presentes en el coso de los Reales, se pusieron de pie y se rindieron a través de una soberbia ovación ante la grandeza del ultimo Triple Coronado Ofensivo del juego, Cabrera con su gorra extendida en alto, saludaba a la gloria con aplausos de fondo, ya de manera oficial era el campeón bate con .330 de promedio, en cuadrangulares con 44 y en remolques con 139.

45 largos años habían pasado desde que el último mortal, pudo amalgamar poder, contacto y oportunismo ante el resto de los cristianos, esa mezcla multidimensional de talentos, había tenido a su ultimo exponente en el inmortal Carl Yastrzemski en 1967, cuando el béisbol se jugaba aun en blanco y negro y solo existían 20 equipos en el big show. El maracayero cambio para siempre el juego con una vieja y peculiar formula, esa de impactar con todos los aspectos de la faceta más difícil del deporte, la de batear e imponerse por encima de todos.

Distinto siempre, predestinado a la grandeza, el aragüeño pudo vencer una de las irrupciones mas notables del béisbol en la historia, la de Mike Trout quien ese año coloco .963 de OPS y una WAR surrealista de 10.4. Sin embargo la entrada del criollo a la historia fue sellada al escribir su nombre en la misma página con los de Mickey Mantle, Lou Gherig, Ty Cob, Roger Hornsby o Jimmy Foxx detuvo en seco cualquier intento de que el nuevo análisis impusiera argumentos.

Cabrera se convirtió en el décimo segundo jugador latino en ser elegido con la máxima distinción individual del béisbol como lo es el premio como Jugador Más Valioso y en el primer criollo.

La huella que dejó sembrada hondo, estableció la medida de las cosas en esta etapa moderna del juego y lo convirtió en una leyenda viva al venezolano.

Hoy desde la Tele Tuya, rememoramos una gesta sin posibilidad de olvido y como en esa noche en Kansas City, nos rendimos en un aplauso de pie ante la grandeza de Miguel Cabrera.