Irán: mantener el cero como punto de partida

Luisa Tablante Análisis, Deportes, Fútbol, Opinión Deportes, Rusia 2018

Por: Juan Sifontes Sousa (@LaTeleTuya)

En los análisis más superficiales, la selección de Irán quedó condenada a una temprana despedida desde el mismo día en que se sortearon los grupos para Rusia 2018. Los llamados Príncipes de Persia tendrán que medirse de entrada con España y Portugal, dos fuertes candidatas para alcanzar instancias definitivas del certamen.

Sin embargo, los dirigidos por Carlos Queiroz no se conforman con aquel dicho que reza que “lo importante es participar” y quieren dar muestras del porqué llegan a esta Copa del Mundo como el país de la Confederación Asiática de Fútbol mejor ubicado en el ranking de la FIFA (36°).

Pero, ¿por qué no hay que desestimar tan pronto a Irán? ¿Qué argumentos tiene para soñar con superar la fase de grupos por primera vez tras cuatro intentos fallidos? Para comenzar, hay un proceso maduro, pues el estratega portugués tomó las riendas de la selección en 2011.

Con Queiroz amarró un boleto para el Mundial de Brasil gracias a su excelente remate en la eliminatoria y en suelo amazónico le dio un susto a la Argentina de Messi, que solo pudo ganarle con un golazo del “10” cuando ya se jugaba el tiempo agregado.

Ahora, su andar en la fase de clasificación para Rusia 2018 fue imponente, pues la selección persa terminó invicta en 18 compromisos y llegó a encadenar una racha de 12 partidos sin recibir goles. Esa estadística resume a la Irán del presente: un equipo muy sólido en defensa, por lo que no es frecuente ver que Alireza Beiranvand tenga que sacar el balón de su portería.

Y en el frente de ataque también cuenta con armas que sus rivales no pueden subestimar, como Sardar Azmoun, quien fue el goleador iraní en la eliminatoria asiática, con once dianas en su cuenta personal. El delantero del Rubín Kazán ruso, de 23 años, tratará de aprovechar esta vitrina para dar un salto importante en su carrera.

Por su parte, Alireza Jahanbakhsh disputará su segunda Copa del Mundo, pero esta vez llega al certamen con el cartel de ser el líder de los artilleros en la liga holandesa, después de marcar 21 goles para la causa del AZ Alkmaar. Finalmente, no puede quedarse sin mención Mehdi Taremi, que no ha podido trascender al balompié europeo; sin embargo, su capacidad frente al arco rival está más que probada en su torneo local.

De lo anterior se desprende que Irán puede ser un hueso duro de roer, pero también es cierto que sus opciones de trascender pasan en buena parte por sumar los tres puntos en el partido de arranque, frente a su similar de Marruecos, el 15 de junio en San Petersburgo. Después le tocará buscar la sorpresa ante españoles o portuguesas.

Para cerrar, la selección iraní no es del todo extraña para el aficionado venezolano, pues en noviembre del año pasado enfrentó a la Vinotinto en un amistoso disputado en Nimega, en el que se impuso por la mínima diferencia (1-0), gracias a un gol de Jahanbakhsh.