Dinamarca: si Eriksen está bien, todo irá bien

Luisa Tablante Análisis, Deportes, Fútbol, Opinión Deportes, Rusia 2018

Por Carlos Domingues

La cruenta Guerra de Los Balcanes los metió de carambola en la Eurocopa de 1992. Son pocos los que en la humanidad algo le deben agradecer a los combates bélicos, pero Dinamarca sí y mucho, por más cínico que parezca. La exclusión de Yugoslavia de la cita en Suecia por la guerra en su territorio permitió que la selección nórdica que viste de rojo y blanco se hiciera un hueco entre las ocho clasificadas y sometiera sorpresivamente a Alemania en la final. Campeones por accidente.

Sin embargo, hace ya mucho tiempo que Dinamarca dejó de ser un equipo referencia en Europa. Desde que caducó esa generación campeona de los Schmeichel, Laudrup y compañía, poco o nada ha ofrecido el combinado danés. Con la de Rusia, será su quinta participación en mundiales.

Ausentes en Brasil en 2014 y en la Euro de 2016, la federación danesa decidió prescindir del eterno Morten Olsen al frente del banquillo de la selección y darle otro aire con el noruego Are Hareide, uno de los artífices de la clasificación al venidero mundial y quien recientemente ha tenido que enfrentar duras críticas por dejar fuera de la preconvocatoria de 27 jugadores al hombre del Celta de Vigo Daniel Wass, una de las actuales figuras del fútbol danés, quien no atendió todos los llamados anteriores y ahora recibe su pase de factura.

Una sola figura

Segundos, tras Polonia en el Grupo E del camino eliminatorio europeo, tuvieron que verse las caras con Irlanda en el repechaje. Una sambumbia de 1-5 en Dublin los metió en la máxima cita, con un hat-trick de su gran figura, Christian Eriksen. El talentoso enganche del Tottenham porta la mítica camisa 10 que alguna vez vistió un tal Michael Laudrup y se ha convertido en algo más que la bujía del equipo: marca los goles, da los pases y lidera a los nórdicos.

Precisamente ese es el punto débil de Dinamarca. Si no está Eriksen, cuesta encontrar otro protagonista capaz de colocarse el apero y echarse la carga en el lomo. Depende en demasía de él y el 4-2-3-1 funciona con la libertad de movimientos que tiene el hombre de la Premier League. Otros nombres relevantes son los de Kasper Schmeichel, hijo del legendario arquero Peter; Simon Kjaer, central del Sevilla; Michael Krohn – Dehli, extremo del Deportivo La Coruña y Pione Sisto, otro volante ofensivo del Celta español.

Hay preocupación por la lesión de uno de los referentes de ataque, el ex Arsenal Niklas Bendtner, goleador del fútbol noruego con el Rosenborg y que es seria duda para llegar a Rusia.

Hasta Octavos

Sobre las posibilidades, la “Dinamita Roja” tiene opciones de trascender como segundo de grupo en una batalla que sostendrá directamente con la Perú de Ricardo Gareca. Francia se ve enorme en la llave y Australia no debería incomodarles para llegar a Octavos, donde en el papel le esperaría Argentina, hueso duro de roer para, al menos, alcanzar la mejor figuración danesa en una cita mundialista (Cuartos de Final en Francia 98).

Si Eriksen llega en estado de gracia, se podrá esperar mucho de esta selección que junta un grupo de experimentados con nóveles, una mezcla que sirvió para que en 1992 levantaran su único gran título. Algo igual en Rusia sería tamaña sorpresa pero ya no hay guerra de por medio que los favorezca.

Formación titular probable de Dinamarca: Peter Schmeichel; Henrik Dalsgaard, Simon Kjaer, Andreas Bjelland, Jens Stryger Larsen; William Kvist, Thomas Delaney, Christian Eriksen; Yussuf Poulsen, Nicolai Jorgensen y Pione Sisto.