Bolívar. Una vida de cambio y adaptación

Uriel MogollónOpinión, Variedades

Por: Uriel F. Mogollón Rodríguez/ @ufmogollon

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco, nace en la provincia de Caracas, Capitanía general de Venezuela, el 24 de julio de 1.783, aristócrata de cuna, es criado entre esclavos y hermanos mayores en una sociedad que enseñaba las nociones básicas de escritura y matemáticas para llevar la administración de las haciendas.

Huérfano de padre a los dos años y de madre a los nueve, se torna en un niño rebelde e insoportable consentido por las esclavas, Hipólita y Matea, sin comprensión, sufre los retrógrados intentos de disciplina de la época, solo siendo liberado por su maestro y futuro amigo, Simón Rodríguez.

Quien logra transformar la inquietud en curiosidad, aprovechar la hiperactividad en el motor de su buena condición física, su malcriadez en una voluntad irreductible y la incomprensión en inteligencia

A los 14 años, vive los sucesos de la rebelión de Gual y España, lo que obliga a su mentor, Rodríguez, a huir para salvar su vida, separando de su lado la única ilustración posible.

A los 16 años parte rumbo a la Europa de las luces, regresando tres años mas tarde, enamorado y casado a regentar propiedades y formar familia, hasta que un año mas tarde la fiebre amarilla arranca la vida de la joven esposa llenando de dolor el joven corazón por la pérdida de la mujer amada.

Europa la perdición que le salvó.

Con escasos 20 años de edad, se entrega joven y rico a los placeres mundanos del viejo continente, pero el destino o la coincidencia reúnen una vez más a los Simones, maestro y pupilo, ambos más experimentados, más recorridos en el mundo, pero por senderos distintos. La amistad, los lleva a transitar juntos, pero obliga a Bolívar a mirar nuevamente hacia el prójimo antes que a sí mismo.

 El hombre nuevo

Terremoto de Caracas 1.812 Autor: Tito Salas

Bolívar, el joven aristócrata, admira la grandeza de Bonaparte, pero critica su encumbramiento y coronación, ve el mundo desde otra perspectiva y finalmente florece la semilla de la libertad, años atrás plantada por Rodríguez, comprometiéndose consigo mismo a

no dar descanso a su brazo, ni reposo a su alma hasta romper las cadenas que nos oprimen [ya no se asume español, se asume americano], por voluntad del poder español

Para 1809 ya ha vuelto a su patria decidido a participar activamente en la independencia de las colonias. Primero bajo la consigna de “América para los americanos”, siendo estos primeros movimientos fomentados por idealistas sin experiencia con intenciones de derribar los gobernantes del sistema español solo para sustituirlos por gobernantes de los llamados “Blancos criollos”.

Se pierde la primera república dejando un rastro de devastación y sangre entre los blancos criollos y las milicias pardas, principal componente del contingente “patriota”.

Bolívar logra escapar, y en el exilio escribe el llamado “Manifiesto de Cartagena”, donde analiza las causas de la perdida de la primera república; comprendiendo que la falta de disciplina, el burocratismo, la conscripción militar obligatoria, el sistema de gobierno federal y el oportunismo del sector eclesiástico anti-patriota acabaron con la nueva república.

 Reflexiones profundas

Expedición de los Cayos.
Autor: Tito Salas.

Parte de Cartagena consiguiendo que lo destaquen en la descuidada guarnición de la población de Barrancas en la Nueva granada, desde donde inicia una ofensiva militar venciendo batalla tras batalla.

Cruza los andes y se abre paso hasta Caracas, donde se funda la segunda república y casi de inmediato, consigue un enemigo mucho más cruento, despiadado, feroz que el español, el venezolano de las capas bajas, el pobre, el esclavo escapado o evadido, el blanco de orilla (blancos marginados) liderados por un asturiano -venezolano, José Tomás Boves.

El pueblo luchando contra el pueblo, destroza el segundo intento de república, lo que lo lleva hasta a Jamaica, donde en reflexión internaliza que la lucha es continental, es una lucha de los pueblos en sus distintas expresiones contra un opresor externo que ha expoliado la américa. Esto se evidencia en la “Carta de Jamaica” escrita como respuesta a Henry Cullen.

Ya es el año 1.816, y el Libertador llega a las costas venezolanas, decretando la abolición de la esclavitud, unificando las fuerzas patriotas e instaurando un congreso en la ciudad de Angostura, actual Ciudad Bolívar, en esta reunión plantea las bases de la integración americana como gran nación

Y uniendo la palabra a la acción, emprende la Campaña admirable que libera el virreinato del Nueva Granada, lo que sirve de base para liberar Venezuela con la no tan divulgada campaña de Carabobo.

Nueva geopolítica americana y un temprano final.

Batalla de Carabobo (Detalle)
Autor: Martín Tovar y Tovar. (1.887)

Entre 1.821 y 1.830, con Venezuela y la Nueva Granada liberadas, combate y vence en Ecuador, Perú y el Alto Perú (Bolivia) a la par que reforma leyes, une las provincias fundando la Gran Colombia; crea una constitución más justa, más humanista, y fija la mirada en la consolidación de una liga americana donde participe el Brasil junto a la recién creada Gran Colombia.

Sin embargo, las traiciones, el egoísmo, la falta de formación de los pueblos y la injerencia extranjera surten efecto en la frágil república y en la salud del “hombre de las dificultades” como Bolívar se definía a sí mismo.

“Desmembrada la Gran Colombia Bolívar el cuerpo no resiste y desciende al sepulcro en 1.830 a tan solo 47 años de vida”

Bolívar, es ejemplo de que los cambios y adaptaciones constantes son necesarios para, de así desearlo, conseguir los objetivos que nos planteemos y en su caso, la gloria.