¿Interesada en tener un bebé sano? ¡Te contamos cómo!

Alba PenaVariedades

Las parejas que están planificando tener un hijo a corto plazo pueden tomar algunas medidas sencillas que aumentan la posibilidad de que el bebé sea sano.

Según explica Deborah Miller, enfermera de Obstetricia y Ginecología de la Clínica Mayo en Minnesota, la mayoría de las medidas están relacionadas con el estilo de vida de las personas.

“A veces no es posible determinar la causa de los defectos congénitos, sin embargo, hay ciertas cosas que se pueden hacer para reducir los riesgos”, explica. 

Estas son las medidas que la especialista sugiere:

Aporte de vitaminas

Primero, tomar a diario una vitamina múltiple que contenga al menos 400 miligramos de ácido fólico, lo cual previene defectos como la espina bífida. Tomar ácido fólico antes y durante el embarazo reduce el riesgo de defectos en el tubo neural

Visitar al médico

Programar una cita para revisar el historial médico personal y los antecedentes familiares para identificar posibles áreas de preocupación. Por ejemplo, padecer diabetes o presión arterial alta puede repercutir sobre el embarazo, igual que sus medicamentos. El médico puede hacer algunos ajustes. En la cita, también se pueden revisar vacunas y cumplir con las que falten, antes del embarazo.

Salud sexual

Es importante realizar exámenes para detectar infecciones de transmisión sexual. Las infecciones como herpes genital, sífilis y citomegalovirus pueden provocar defectos congénitos que incluyen anomalías en el cerebro y la columna, parálisis cerebral y alteraciones en la audición y la visión.

Evitar alcohol y el cigarrillo

Si fuma, deje de hacerlo hoy mismo. Está relacionado con problemas de placenta, bajo peso al nacer, aborto espontáneo, mortinato y labio o paladar hendido. Las alteraciones fetales por alcohol son defectos congénitos prevenibles cuando la madre no consume alcohol durante el embarazo.

Peso adecuado

Si tiene sobrepeso, hay que llegar a un peso sano antes de embarazarse, porque la obesidad también aumenta el riesgo de ciertos defectos congénitos.